Efectos del ejercicio de alta intensidad sobre los niveles de factor neurotrófico derivado del cerebro

El factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) se produce en las neuronas, especialmente en hipocampo y córtex, que son áreas involucradas en el aprendizaje y la memoria. También se ha demostrado la producción de BDNF en el músculo esquelético, aunque el BDNF producido por el músculo no parece liberarse al torrente sanguíneo, por lo que los efectos sobre el sistema nervioso central son cuestionables. En cualquier caso, uno de los aspectos más importantes del ejercicio en relación con la salud son sus efectos sobre los trastornos neurodegenerativos vinculados a la edad. No conocemos con precisión que ejercicio se vincula más a este factor de neuro protección, aunque todo apunta que estos efectos beneficiosos están vinculados a la propia contracción muscular sostenida e intensa, más que una modalidad de ejercicio concreta.

Recientemente se han publicado los resultados de un metaanálisis (Fernández-Rodriguez y col, 2021; J Sports Health Sci 1-sep; doi: 10.1016/j.jshs.2021.08.004) cuyo objetivo fue estimar los efectos inmediatos del ejercicio de alta intensidad (HIE) sobre los niveles de BDNF en adultos jóvenes sanos.

Se incluyeron un total de 22 estudios con 552 individuos (rango de edad: 20-31 años; 59,1% hombres).

Los resultados mostraron niveles más altos de BDNF cuando las intervenciones de HIE se compararon con las intervenciones sin ejercicio (p-ES = 0,55, IC del 95%: 0,12-0,98; I2 = 25,7%; n = 4 estudios) y el ejercicio de intensidad ligera (p-ES = 0,78 , IC del 95%: 0,15-1,40; I2 = 52,4%; n = 3 estudios) pero no ejercicio de intensidad moderada (p-ES = 0,93, IC del 95%: -0,16 a 2,02; I2 = 88,5%; n = 4 estudios ).

Los autores concluyeron que en comparación con los ejercicios de intensidad ligera o con no hacer ejercicio, puede ocurrir un aumento inmediato en los niveles de BDNF cuando los adultos jóvenes realizan HIE. Dados los beneficios obtenidos al maximizar el BDNF circulante al realizar HIE y sus efectos potenciales sobre la salud cerebral, nuestros hallazgos sugieren que los médicos podrían recomendar HIE como una estrategia de ejercicio útil para adultos sanos.

Nuevamente el ejercicio de alta intensidad muestra sus ventajas frente al ejercicio de intensidad ligera, en este caso en relación con los niveles plasmáticos del factor neurotrófico derivado del cerebro que ha sido relacionado con la prevención de trastornos neurodegenerativos vinculados a la edad. Así pues, este es un argumento más para recomendar que la intensidad presida, siempre que no haya contraindicaciones, las intervenciones con ejercicio en relación con la salud