Aplicación de crioterapia de cuerpo entero en pacientes con patologías crónicas

La crioterapia se podría definir como la exposición al frío de manera controlada con fines médicos; sin embargo, no es un término completamente uniforme: se han utilizado varios métodos para aplicar bajas temperaturas. La exposición local al frío podría realizarse mediante, entre otros, hielo triturado, una bolsa de hielo, un paquete de gel frío y la circulación continua o intermitente de agua fría desde un contenedor aislado hasta una almohadilla colocada en la zona de tratamiento. La crioterapia de cuerpo entero (WBC) generalmente implica la exposición a aire muy frío y seco (-110 a -195 °C) durante un período de 2 a 3 minutos en una cámara controlada en temperatura. La inmersión en agua fría aplica la exposición desde las extremidades inferiores hasta el esternón, sin exposición de la cabeza. La temperatura del agua, generalmente alrededor de 4 °C, se proporciona con mayor frecuencia. Además, se utilizan métodos destinados a la exposición al frío de manera más localizada en la práctica clínica.

Aprende todos los meses aquí

Suscripción Club EP&T

La crioterapia de cuerpo entero (WBC) es una exposición controlada de todo el cuerpo al frío para obtener beneficios para la salud. Hay varios sistemas disponibles que proporcionan criostimulación a todo el cuerpo. La temperatura generalmente se establece entre -100 y -130 °C en un entorno clínico, y los pacientes se exponen aquí durante hasta 3 minutos.

Estudios previos han mostrado que la WBC tiene el potencial de mejorar el rendimiento y reducir la gravedad de los síntomas en algunas condiciones crónicas en personas mayores como parte de un programa conductual en combinación con ejercicio físico regular.

En esta revisión sistemática se examinan los efectos de la WBC en diversas enfermedades inflamatorias y, por lo tanto, es de gran importancia clínica como opción terapéutica potencial.

Se discuten a continuación los resultados más relevantes de la revisión:

La investigación actual propone una hipótesis basada en los mecanismos de vasoconstricción respaldados por un aumento en la expresión de receptores alfa adrenérgicos en lugar de la actividad nerviosa simpática per se, mientras que la actividad simpática se reduce. Por lo tanto, la presencia de vasodilatación episódica en la respuesta al frío en la piel podría explicarse debido a una actividad simpática reducida. Además de esto, podrían ocurrir alteraciones en la expresión del músculo liso de los receptores alfa2C.

Un estudio informó una reducción del 29.5% en el flujo sanguíneo en regiones superficiales (profundidad de piel de 2 mm), mientras que otro informó una reducción del 91%. Además, la disminución del flujo sanguíneo varió entre el 45% y el 74% en regiones profundas (profundidad de piel de 8 mm). Como resultado de la vasoconstricción local, la disminución del flujo sanguíneo conduciría a una reducción en la temperatura del tejido. Otro estudio mostró que el flujo sanguíneo y la temperatura del tejido disminuyeron en mayor medida después de la inmersión en agua fría en comparación con la crioterapia de cuerpo entero. Un estudio mostró que la inmersión en agua fría disminuyó la temperatura rectal aproximadamente el doble de rápido que la exposición al aire. Las mayores reducciones en la temperatura media, mínima y máxima de la piel ocurrieron inmediatamente después tanto de la inmersión en agua fría como de la crioterapia de cuerpo entero. La temperatura de la piel fue significativamente más baja inmediatamente después de la crioterapia de cuerpo entero en comparación con la inmersión en agua fría. Ambos tratamientos redujeron significativamente la temperatura de la piel; sin embargo, la crioterapia de cuerpo entero resultó en una disminución mayor en comparación con la inmersión en agua fría. Este hallazgo es interesante debido a las diferencias en la temperatura del medio (-110 °C de aire frío en la crioterapia de cuerpo entero durante 3 minutos y 40 segundos frente a 8 °C de agua durante 4 minutos) y la localización (cuerpo entero versus inmersión hasta el nivel del esternón). La conductividad térmica del agua a 10 °C es aproximadamente 38.7 veces mayor que la del aire a -110 °C; por lo tanto, la inmersión en agua fría debería ser eficiente para extraer calor porque la transferencia de calor ocurre de temperaturas altas a bajas.

La crioterapia de cuerpo entero (WBC) perturbó la función muscular en comparación con la inmersión en agua fría (CWI) e influyó positivamente en las percepciones del estrés de entrenamiento en comparación con la CWI. La WBC parece producir una influencia similar a la CWI, lo que resulta en un aumento inicial en la actividad simpática. Los efectos retardados de la WBC consistieron, entre otras cosas, en un aumento de la activación parasimpática. Zalewski et al. mostraron que la WBC estimula fuertemente el reflejo cardiaco del barorreceptor en respuesta a los cambios en los fluidos corporales, que modulan secuencialmente el control de la frecuencia cardíaca y la presión arterial mientras se está en posición supina. La CWI presumiblemente es más efectiva para aumentar la reactivación parasimpática después de la exposición al ejercicio físico, ya que puede haber una influencia positiva por la presión hidrostática involucrada en comparación con la WBC. La activación parasimpática puede ser inducida no solo por métodos de exposición al frío que inducirán vasoconstricción, como la inmersión en agua a 34.6–35.0 °C. El tiroides responde a la exposición al frío y, a su vez, podría influir en el impacto de las hormonas en el metabolismo celular, presumiblemente mediante una disminución de la sensibilidad de las mitocondrias al ADP y creatina y la enzima creatina quinasa, entre otros, del metabolismo mitocondrial y la isoenzima LAD del músculo.

La exposición al frío de la cabeza parece resultar en una respuesta fisiológica enriquecida en comparación con la exposición al frío del resto del cuerpo solo. Cholewka et al. mostraron que, en respuesta a la crioterapia de cuerpo entero (WBC), la disminución de temperatura más pronunciada se observó en las extremidades inferiores. Además, existe una larga historia de examinar los efectos de la inmersión facial en la respuesta de muchos sistemas, incluidos, entre otros, el autónomo, cardiovascular, y respiratorio. Las diferencias en la respuesta fisiológica entre la exposición al frío de todo el cuerpo en comparación con la exposición sin la cabeza podrían explicarse por la expresión densa del receptor TRPM8 en el nervio trigémino, que podría activarse mediante el frío y el mentol, y por el hecho de que la cabeza y las manos tienen la mayor densidad de fibras adrenérgicas, lo que potencialmente puede influir en las diferencias en las respuestas cardiovasculares. Además, si se tiene en cuenta la inmersión en agua fría combinada con la retención de la respiración, entonces dos reflejos antagonistas tienen lugar al mismo tiempo. La “respuesta de choque por frío” está relacionada con la activación de la taquicardia impulsada simpáticamente, mientras que la “respuesta de apnea” implica la activación parasimpática que conduce a la bradicardia. Este “conflicto autonómico” fue propuesto por los autores como uno de los componentes del riesgo de ahogamiento. Curiosamente, hay una larga historia de investigación centrada en la disminución de la temperatura cerebral, reduciendo el consumo de O2, la producción de CO2 y otros indicadores del metabolismo. Pequeños cambios en la temperatura del tejido cerebral podrían influir en la reducción del daño nitrosativo y oxidativo, y, en modelos animales de resucitación cardiopulmonar, aumentar el glutatión en la sangre y el líquido cefalorraquídeo y mejorar la recuperación de la función cerebral. De manera interesante, la terapia de hipotermia leve con enfriamiento de todo el cuerpo tuvo un mayor efecto en la supresión de la producción de radicales libres (medida en función del nivel de 8-OHdG en la orina) que el enfriamiento selectivo de la cabeza.

Por otro lado, es importante destacar los efectos de la crioterapia local. Loap et al. utilizaron crioterapia local en pacientes con sobrepeso. Capas de papel mojado se aplicaron en la parte baja de la espalda y las caderas del sujeto en posición reclinada, seguido de la aplicación simétrica de seis sondas colocadas en pares, con una temperatura configurada en -10 °C, disminuyendo a -5 °C durante 30 minutos; la duración total de la aplicación fue de 40 minutos. Los autores proponen la termogénesis inducida por el frío, generada por la crioterapia intensiva, como un método para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso.

Fórmate con uno de nuestros mejores cursos

Sistemas energéticos y metabolismo

Similitudes en los mecanismos de acción de la crioterapia y el ejercicio físico

La terapia de exposición al frío se utiliza ampliamente en el ámbito deportivo para acelerar la recuperación después de ejercicios físicos intensos, mejorando, entre otras cosas, los mecanismos de reparación muscular. Presumiblemente, la respuesta aguda al frío implica la reducción de daño de las células musculares o un aumento en la permeabilidad celular causado por agentes oxidantes producidos durante el ejercicio físico. Por lo tanto, podría ser útil en mejorar los procesos de recuperación después del ejercicio físico. Una revisión reciente propuso un papel imitador del ejercicio físico en la exposición a la crioterapia, en vista de una expresión pulsátil de mioquinas, como la IL-6 y la irisina. Los autores describieron una paradoja en las consecuencias de la fluctuación de los niveles de marcadores del sistema inmunológico. Niveles crónicamente altos de IL-6, una característica común en la obesidad, a través de la estimulación de la síntesis hepática de esta IL-6, causan efectos proinflamatorios y potencialmente perjudiciales. Por el contrario, la contracción muscular, como durante el ejercicio físico, estimula la producción de IL-6 en dinámicas similares a picos, lo que la convierte en un potente mediador antiinflamatorio. Por lo tanto, se ha propuesto el potencial de la exposición al frío de cuerpo entero como terapia de apoyo para la obesidad y la diabetes tipo 2. La liberación dependiente del contexto de IL-6 antioxidante durante la contracción muscular durante el ejercicio físico probablemente sea imitada por la crioterapia.

Algunos mecanismos de la sarcopenia, como la pérdida gradual de masa y función muscular en personas mayores, se superponen con los mecanismos de daño muscular después de ejercicios físicos intensos. Los programas de crioterapia han resultado en la reducción de marcadores de estrés oxidativo, diclorofluoresceína y sustancias reactivas al ácido tiobarbitúrico, en un modelo animal de lesión muscular. La refrigeración de toda la superficie cutánea antes del ejercicio aumenta la acumulación de lactato y disminuye el umbral de lactato con activación simpática cuando el ejercicio se realiza en el ambiente más fresco de los tres entornos utilizados.

Además, la actividad de las ramas simpática y parasimpática del sistema nervioso autónomo muestra un patrón similar de dinámicas en respuesta tanto al ejercicio físico como a la crioterapia. Como se mencionó anteriormente, en este último caso se observa un aumento inicial en la actividad simpática, y se registra una activación parasimpática aumentada en términos de un efecto retardado. En línea con esto, la realización de ejercicio aeróbico conduce a un aumento agudo en el flujo cardíaco simpático, mientras que después de finalizar el ejercicio, ocurre un fenómeno llamado reactivación vagal, cuya magnitud depende de la intensidad del ejercicio. Adultos sedentarios del sexo masculino mostraron una mayor variabilidad de la frecuencia cardíaca en estado de reposo, que es un indicador de una mayor activación vagal, después de participar en un programa de ejercicio de intensidad moderada a vigorosa durante 12 semanas. Además, el ejercicio físico y la prueba de presión en frío resultan en un aumento agudo y significativo en los niveles de norepinefrina y epinefrina, pero en una magnitud mucho menor. El patrón de respuesta de catecolaminas al estrés muestra una superposición entre el ejercicio físico y la prueba de presión en frío, específicamente en un aumento elevado de los niveles de norepinefrina y epinefrina (aunque el aumento de esta última es mucho menor en magnitud). Por lo tanto, potencialmente, un programa de crioterapia, imitando la acción del ejercicio físico, podría inducir picos de actividad de catecolaminas, lo que podría ayudar a minimizar la “desensibilización β-adrenérgica” debido al envejecimiento.

Potencial aplicación de WBC para tratar síntomas secundarios en el síndrome de fatiga crónica (ME/CFS)

Se presume que la crioterapia de cuerpo entero (WBC) ejerce efectos pleiotrópicos y, por lo tanto, podría servir como terapia adyuvante en trastornos multisistémicos, incluido el ME/CFS. Después de décadas de investigación, no se han identificado biomarcadores para el ME/CFS ni existe un tratamiento efectivo. La agudización de síntomas post-esfuerzo (PEM) es uno de los síntomas cardinales del ME/CFS. Por lo tanto, en general, las pautas más recientes no recomiendan el uso de terapias que puedan desencadenar PEM en pacientes susceptibles. WBC podría servir como terapia adyuvante en el ME/CFS; sin embargo, los resultados obtenidos por nuestro grupo deben replicarse en un tamaño de muestra más grande, incluyendo a pacientes graves en un ensayo clínico aleatorio, antes de implementar WBC en las pautas de tratamiento del ME/CFS. Se deben realizar estudios adicionales para examinar los efectos de WBC en el desencadenamiento de PEM en una muestra más variable en términos de presencia y gravedad de los síntomas basales, incluidos pacientes con PEM severo e intolerancia al frío.

Aplicación de la WBC en procesos de inflamación crónica

La aplicación de la crioterapia de cuerpo entero (WBC) podría considerarse como terapia adyuvante en diversas condiciones que involucran inflamación crónica debido a sus potentes efectos antiinflamatorios. Esto podría incluir la inflamación sistémica, como en la artritis reumatoide (RA). Lo interesante es que actualmente hay un debate en el campo de la medicina deportiva sobre la aplicación de la WBC justo después de una sesión de entrenamiento de fuerza. Las sesiones que incluyen entrenamiento de fuerza suelen tener como objetivo aumentar el tamaño de los músculos esqueléticos (es decir, la hipertrofia) y mejorar la fuerza. La inflamación aguda parece ser uno de los muchos factores que juegan un papel en el mecanismo de la hipertrofia muscular esquelética. Por otro lado, la aplicación de WBC justo después de sesiones que incluyen entrenamiento de fuerza podría tener un efecto anti-inflamatorio y eventualmente llevar a una reducción en las ganancias de tamaño en los músculos esqueléticos en respuesta a un programa de ejercicio físico. Sin embargo, los resultados de algunos estudios no están totalmente en línea con la noción descrita anteriormente. Por lo tanto, aún se deben determinar los detalles de la aplicación de WBC en el programa de entrenamiento de fuerza, es decir, el tiempo de espera entre la sesión de entrenamiento de fuerza y la aplicación de WBC después.

Efectos de la WBC en trastornos metabólicos

La aplicación de WBC podría servir como terapia adyuvante para la inflamación crónica en algunos pacientes con obesidad. La exposición al frío podría influir en un aumento del gasto energético. Tanto el temblor como la termogénesis sin temblor podrían llevar a un aumento en el gasto energético en los músculos esqueléticos, el tejido adiposo blanco y el tejido adiposo pardo. En el tejido adiposo, la exposición al frío podría influir en el catabolismo lipídico y la termogénesis. Tanto el tejido adiposo blanco como el tejido adiposo pardo podrían inducir vías metabólicas independientes de la proteína desacoplante 1.1. En el tejido adiposo pardo, la exposición al frío podría aumentar el metabolismo oxidativo; sin embargo, estos mecanismos deben confirmarse en estudios adicionales. Incluso una única exposición a temperaturas frías controladas, que no indujo temblores, es suficiente para aumentar el gasto energético en reposo.

La actividad y el contenido del tejido adiposo pardo están negativamente relacionados con el IMC. Un excedente calórico activa la conversión del tejido adiposo pardo a blanco. Por lo tanto, se podría especular que, en promedio, los pacientes obesos se caracterizarían por una menor cantidad de células adiposas marrones y similares a las marrones, lo que a su vez podría limitar el aumento en el gasto energético en reposo inducido por la exposición al frío. Por otro lado, la exposición al frío podría aumentar el gasto energético en el tejido adiposo blanco independientemente del tejido adiposo pardo. La exposición al frío activa las mitocondrias y las células inmunológicas residentes que a su vez podrían inducir la termogénesis en el tejido adiposo blanco. Sin embargo, en general, el papel del tejido adiposo blanco en la termogénesis parece ser limitado.

En resumen, concluimos que el papel de la crioterapia de cuerpo entero en el tratamiento de la obesidad es bastante limitado. En primer lugar, la obesidad es un fenotipo; por lo tanto, la población de estos pacientes podría caracterizarse por una heterogeneidad tanto en la patogénesis como posiblemente en las opciones terapéuticas más efectivas en un subconjunto específico. Por lo tanto, la WBC podría aplicarse como terapia adyuvante para la obesidad, compuesta por opciones terapéuticas que incluyen modificaciones dietéticas seleccionadas para inducir un déficit calórico y un programa de entrenamiento de hipertrofia, ya que la masa libre de grasa parece ser un contribuyente potente al gasto energético en reposo. Por lo tanto, al aumentar la masa libre de grasa, se podría especular que conduciría a una recomposición corporal y al mantenimiento de un estado con un porcentaje más bajo de masa grasa. En segundo lugar, el aumento en el gasto energético en reposo podría ser en menor medida en pacientes obesos en comparación con controles sanos. En tercer lugar, hay un tamaño de efecto en la exposición única a temperaturas frías en el gasto calórico en reposo (de un promedio de 1610 kcal/día antes a 1632 kcal/día después de la exposición al frío). Por lo tanto, incluso si la exposición al frío se aplicara en forma de un programa y se evaluaran los efectos sinérgicos de sesiones repetidas, el tamaño del efecto en el aumento del gasto energético en reposo debería evaluarse como bajo. En cuarto lugar, un efecto descrito se refiere a la exposición que no induciría temblores, probablemente la inducción de temblores aumentaría el gasto energético en reposo de manera significativa desde un punto de vista fisiológico. Sin embargo, la inducción de temblores reduciría significativamente la comodidad térmica y, por lo tanto, se podría especular que conduciría a una disminución dramática en la tasa de adherencia al programa, lo que a su vez disminuiría su eficacia en el aumento del gasto energético en reposo.

Sin embargo, como hemos demostrado en la revisión actual, la WBC podría aplicarse como terapia adyuvante en trastornos metabólicos para mejorar sus comorbilidades y síntomas coexistentes, como la inflamación crónica.

Efectos de la WBC en trastornos crónicos que involucran disfunción del sistema nervioso

La WBC probablemente podría aplicarse como tratamiento adyuvante en pacientes con trastornos cerebrales crónicos, incluyendo el deterioro cognitivo leve, el trastorno de ansiedad generalizada y pacientes con episodios depresivos y reducción de la neuroinflamación, como en la esclerosis múltiple. Todos estos trastornos parecen tener una etiología compleja. A su vez, las lagunas en el conocimiento podrían influir en la eficacia disminuida de las terapias aplicadas. Presumiblemente, una respuesta inflamatoria podría estar correlacionada con el trastorno de ansiedad generalizada; sin embargo, su papel exacto en la etiología aún es desconocido. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina e inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina presentan efectos anti-neuroinflamatorios, que pueden ser parte de su mecanismo terapéutico observado en algunos pacientes con depresión. Los efectos de los glóbulos blancos en los trastornos del sistema nervioso podrían potencialmente ir más allá de sus efectos antiinflamatorios. Sin embargo, el trasfondo de la mejora cognitiva después de la aplicación a corto plazo de frío extremo es en gran medida desconocido. Los efectos agudos de la estimulación en frío en el cerebro podrían estar relacionados con un aumento en la actividad del córtex prefrontal ventrolateral. Los efectos agudos de la exposición al frío podrían estar relacionados con un aumento en el flujo cardíaco parasimpático y una mayor extracción de oxígeno cerebral.

Riesgos potenciales relacionados con la aplicación de la terapia de crioterapia de cuerpo entero (WBC)

Es importante destacar que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) declaró en un documento publicado en 2016 que “la FDA no ha autorizado ni aprobado ninguno de estos dispositivos para el tratamiento médico de condiciones médicas específicas”. Uno de los inconvenientes para la aprobación de la aplicación de WBC parecía estar relacionado con la falta de datos suficientes disponibles sobre los efectos de la WBC. Como con la mayoría de las terapias farmacológicas y no farmacológicas, la WBC podría estar relacionada con posibles efectos secundarios. En el documento mencionado anteriormente, la FDA enumera las congelaciones, quemaduras y lesiones oculares como consecuencias de temperaturas extremas. Además, el riesgo de la terapia podría estar relacionado con la técnica utilizada para enfriar el interior de las cámaras. Por ejemplo, el enfriamiento con nitrógeno líquido podría estar relacionado con un mayor riesgo de asfixia, y la adición de vapores de nitrógeno a una cámara reduce la cantidad de oxígeno en la habitación, lo que puede resultar en hipoxia o deficiencia de oxígeno.

Como ya hemos mencionado en la revisión actual, parece que la exposición a la WBC podría llevar a un aumento transitorio en la presión arterial. Por lo tanto, los autores del estudio analizado sugirieron monitorear la presión arterial antes y después de cualquier terapia de WBC. En general, la exposición al frío debido a nadar en agua fría podría provocar hipotermia, que a su vez podría estar relacionada con un mayor riesgo de eventos cardíacos. En un estudio previo, observamos una disminución transitoria de la temperatura central del cuerpo en respuesta a la exposición a la WBC. Además, nadar en aguas frías y abiertas podría llevar a síntomas respiratorios agudos, incluido el edema pulmonar inducido por la natación. Sin embargo, hay escasez de información en las publicaciones disponibles sobre los efectos adversos de la WBC. Por lo tanto, se necesitan más estudios para examinar los factores de riesgo relacionados con la exposición al frío. Estos estudios ayudarían a establecer posibles criterios de exclusión para la WBC y las terapias en general basadas en la exposición al frío, y podrían ayudar a ajustar la terapia al perfil basal del paciente en un enfoque de medicina de precisión.

El aumento observado en la presión arterial sistólica es temporal y generalmente no supera los 20 mmHg. Lo más importante es que estos cambios no provocan daño a sujetos esencialmente hipertensos. La duración recomendada de una sola sesión de WBC debe ser de aproximadamente 150-180 segundos, tiempo suficiente para facilitar una compensación positiva a la exposición aguda al frío.

En conclusión, la terapia de crioterapia de cuerpo entero (WBC) podría ser aplicada como terapia adyuvante en diversas condiciones que involucran inflamación crónica debido a sus potentes efectos antiinflamatorios. Esto podría incluir la inflamación sistémica en condiciones como la artritis reumatoide (RA). Además, la WBC podría servir como terapia adyuvante para la inflamación crónica en algunos pacientes con obesidad.

Probablemente, la WBC podría aplicarse como tratamiento adyuvante en pacientes con trastornos cerebrales crónicos, como el deterioro cognitivo leve, el trastorno de ansiedad generalizada, episodios depresivos y reducción de la neuroinflamación, como en la esclerosis múltiple. Los efectos de la WBC en el tratamiento de trastornos metabólicos aún están por determinarse. La WBC presumiblemente ejerce efectos pleiotrópicos y, por lo tanto, podría servir como terapia adyuvante en trastornos multisistémicos, incluyendo el síndrome de fatiga crónica (ME/CFS).

Sin embargo, es importante destacar que la calidad de múltiples investigaciones sobre los efectos de la WBC en entornos clínicos es baja. Por lo tanto, se necesitan ensayos controlados aleatorios con un tamaño de muestra adecuado y períodos de seguimiento más largos para obtener resultados más sólidos.

Además, se requieren estudios adicionales para examinar el mecanismo subyacente de la eficacia clínica de la WBC. Dado que múltiples condiciones podrían involucrar inflamación crónica, este podría ser un objetivo potencial de la WBC. En resumen, la WBC muestra promesa como terapia adyuvante en diversas condiciones, pero se necesita más investigación para comprender completamente su mecanismo de acción y determinar su eficacia en diferentes contextos clínicos.

Acceso libre al artículo original pinchando aquí

Referencia completa

Tabisz H, Modlinska A, Kujawski S, Słomko J, Zalewski P. Whole-body cryotherapy as a treatment for chronic medical conditions? Br Med Bull. 2023 Jun 21;146(1):43-72. doi: 10.1093/bmb/ldad007.

Suscríbete ahora al Club EP&T, y llévate todas las formaciones por sólo 8€/mes, además de poder acceder a artículos especiales del blog