Un déficit de energía afecta a la ganancia de masa muscular, pero no a la ganancia de fuerza

Los déficits energéticos a corto plazo afectan a las hormonas anabólicas y a la síntesis de proteínas musculares. Sin embargo, los efectos de los déficits energéticos prolongados sobre los resultados del entrenamiento de fuerza (RT) siguen sin explorarse.

Recientemente se han publicado los resultados de una revisión (Murphy Ch y Kohler K K, 2021; Scand J Med Sci Sports 8-oct; doi: 10.1111/sms.14075) sobre los efectos de un déficit de energía durante un periodo de entrenamiento de fuerza (RT + ED) durante ≥3 semanas.

Los resultados mostraron que las ganancias de masa magra se vieron afectadas en RT + ED frente a RT + CON (tamaño del efecto (ES) = -0.57, p = .02), pero las ganancias de fuerza fueron comparables entre las condiciones (ES = -0.31, p = .28). El análisis de metarregresión demostró que un déficit de energía de ~500 kcal/día impedía las ganancias en LM.

Los autores concluyeron sugiriendo que las personas que realizan RT para desarrollar LM deben evitar la deficiencia energética prolongada, y las personas que realizan RT para preservar la LM durante la pérdida de peso deben evitar déficits de energía de >500 kcal/día.

La combinación de dieta y ejercicio es eficaz a la hora de plantear un cambio en la composición corporal en todos los niveles. Es importante resaltar que cuando se plantea un descenso de grasa corporal el déficit energético debe ser moderado con el fin de no provocar una perturbación de regulación metabólica y hormonal que acabe otorgando menos eficacia al programa realizado. Los nutricionistas deben liderar esas intervenciones en función de la modalidad y cuantía del entrenamiento, de los objetivos planteados y de las características individuales.