Respuesta endocrina según orden de entrenamiento concurrente

ent-concurrenteLa realización en la misma sesión de entrenamientos de fuerza y resistencia aeróbica se ha denominado entrenamiento concurrente intrasesión. No se puede afirmar de forma general que el entrenamiento concurrente afecta negativamente a las adaptaciones esperadas de ambas modalidades de entrenamiento efectuadas por separado, porque depende de muchos factores condicionantes, entre los que se encuentran el nivel del deportista y los objetivos a conseguir con el entrenamiento, además lógicamente del perfil de las sesiones efectuadas en ambas disciplinas. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Jones y col, 2016; Eur J Sport Sci 7:1-9) cuyo objetivo fue examinar los efectos del orden de ejecución de entrenamientos de fuerza y resistencia aeróbica sobre la respuesta endocrina asociada al desarrollo de la fuerza y rendimiento durante una sesión de entrenamiento concurrente. Los sujetos voluntarios participantes estaban entrenados en fuerza y completaron 4 sesiones de ejercicio en orden aleatorio: entrenamiento de fuerza (ST), fuerza seguido de aeróbico (ST-END), aeróbico seguido de fuerza (END-ST) o no entrenamiento (CON). Se obtuvieron muestras de sangre antes de cada protocolo, inmediatamente después y 1 h más tarde. Los resultados mostraron que la capacidad para mantener una carga del 80% 1RM fue más alta en ST y ST-END. Todos los protocolos se asociaron a aumentos post-ejercicio de testosterona. ST y END-ST provocaron mayores incrementos de cortisol que ST-END. La relación testosterona-cortisol fue similar en todos los protocolos. Los niveles de lactato post-ejercicio fueron más altos en END-ST y ST que en ST-END. Los resultados sugieren que la realización de ejercicio de resistencia aeróbica antes que el entrenamiento de fuerza puede dar como resultado respuestas endocrinas no favorables cuando el entrenamiento de fuerza se realiza con altas cargas.

Para la mayoría de los deportistas aficionados de fitness que buscan mejoras generales en su capacidad funcional e indicadores de salud, no hay debate bajo mi punto de vista. Pueden y deben hacer entrenamiento concurrente en el orden que les apetezca o les convenga mejor, teniendo la seguridad que las interferencias entre ellos no serán relevantes. Conforme avanzamos en la pirámide del rendimiento, el entrenamiento concurrente también se aleja del esquema del entrenador, distanciando las sesiones de fuerza y aeróbico al menos 6 h y solo algunos días por semana (dependiendo del deporte) y en el punto intermedio, es preferible realizar antes el ejercicio de fuerza que la resistencia aeróbica si ambos entrenamientos tienen que coincidir en una sesión.

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG