¿Mejora el rendimiento con el entrenamiento de músculos respiratorios?

A pesar de la irrebatible evidencia científica que avala la eficacia del entrenamiento específico de los músculos respiratorios para ayudar a mejorar el rendimiento en muchos deportistas, su utilización aún queda relegada a pocos atletas.

Recientemente se han publicado los resultados de un metaanálisis (Fernández-Lázaro y col, 2021; Int J Environ res Public Health 22-jun; doi: 10.3390/ijerph18136703) cuyo objetivo fue proporcionar evidencia científica sobre los efectos del entrenamiento de los músculos respiratorios con el PowerBreath®, en el contexto del esquema de entrenamiento habitual. En el análisis se incluyeron seis artículos publicados antes de enero de 2021.

Los resultados mostraron que el entrenamiento de músculos inspiratorios con PowerBreath® administrando una carga resistiva ≥ 15% de la presión inspiratoria máxima (PIM) logra mejoras significativas (54%) en dicha presión dentro de las 4 semanas posteriores al inicio del entrenamiento de los músculos inspiratorios. El consumo máximo de oxígeno (VO2max) mejoró significativamente a partir de las 6 semanas asociadas con un aumento de la presión inspiratoria máxima de ≥ 21,5% después del entrenamiento de los músculos inspiratorios. Por el contrario, se produjo una disminución significativa de la concentración de lactato en sangre a partir de la cuarta semana de entrenamiento de los músculos inspiratorios, después de un incremento de la presión inspiratoria máxima ≥ 6,8%.

Los autores concluyeron que el entrenamiento de los músculos inspiratorios mejora el rendimiento deportivo y la función pulmonar en atletas

Ya he comentado en innumerables ocasiones los beneficios del entrenamiento de músculos inspiratorios en muchas disciplinas deportivas. Es incompresible como un método complementario de entrenamiento con tan alta evidencia científica avalando su eficacia no es utilizado de forma generalizada en el deporte de competición.