Marcadores de recuperación del síndrome de sobreentrenamiento

A pesar del nombre de “síndrome de sobreentrenamiento” (OTS), con clara referencia a un exceso de entrenamiento, otros los factores modificables pueden desencadenar OTS. El entrenamiento excesivo afecta a los procesos fisiológicos que conducen al OTS, mientras que los patrones asociados a comer, socializar y dormir pueden afectar a los cambios adaptativos en los atletas. Diferentes problemas metodológicos hacen complicado identificar claramente biomarcadores fiables. El síndrome de sobreentrenamiento (OTS) se manifiesta como un descenso del rendimiento físico de causa directa desconocida pero asociada a un exceso de entrenamiento, déficit de consumo calórico, sueño inadecuado y excesivas demandas cognitivas y/o sociales.

Recientemente se han publicado los resultados de un metaanálisis (Cadegiani y col, 2021; 5-ene; doi: 10.1123/ijspp.2020-0248) cuyo objetivo fue plantear nuevos marcadores bioquímicos y clínicos asociados al proceso de recuperación del OTS.

Se realizó un protocolo de intervención de 12 semanas a 12 atletas afectados por OTS, incluyendo un aumento del consumo calórico, interrupción del entrenamiento, mejora de la calidad del sueño y manejo del estrés, con una monitorización de 50 parámetros incluyendo valores basales y respuestas hormonales a un test de tolerancia a la insulina y marcadores bioquímicos no hormonales, así como metabolismo y composición corporal.

Los resultados mostraron una respuesta precoz de cortisol, tardía de ACTH y precoz y tardía de la hormona del crecimiento, valores basales incrementados de testosterona, relación testosterona:estradiol, IGF-1, cortisol al despertar y tironina libre, mientras que se observaron valores basales disminuidos de estradiol, catecolaminas urinarias nocturnas y creatina quinasa. Los marcadores de metabolismo y composición corporal no mostraron cambios significativos.

Los autores concluyeron que después de 12 semanas de intervención, los atletas afectados por síndrome de sobreentrenamiento mostraron una combinación de procesos de recuperación completa, parcial y no recuperación, lo que demuestra que la remisión del síndrome de sobreentrenamiento es tan compleja como su aparición.

 El tiempo que engloba un descenso de rendimiento y la subsecuente restauración, que es inducido por un aumento de la carga de entrenamiento (intensidad, volumen o ambos) ha sido utilizado para distinguir entre las diferentes etapas del continuum sobrecarga-adaptación denominadas sobrecarga (overrreaching) funcional, sobrecarga (overrreaching) no funcional o síndrome de sobreentrenamiento. El estímulo fisiológico (entrenamiento físico) tiene un límite asimilable para cada persona en el que las adaptaciones pueden ser máximas. Las personas que no tienen el control de un entrenador respecto a las cargas de trabajo de los entrenamientos habitualmente entrenan por encima de esos límites en un intento de mejorar el rendimiento, pero lo que consiguen es precisamente el efecto contrario. Nuevamente el control de la recuperación es clave para conformar programas de ejercicio eficaces sin entrar en sobreentrenamiento.