La temporada de fútbol: variaciones de rendimiento

Las demandas fisiológicas del fútbol desafían todo el espectro de la capacidad de respuesta de los sistemas biológicos y los requisitos de condición física de los jugadores.

Recientemente se ha publicado una revisión (Renato Silva J, 2022; PeerJ 5-oct; doi: 10.7717/peerj.14082) cuyo objetivo fue examinar las variaciones y las tendencias evolutivas en la composición corporal, los parámetros neuromusculares y relacionados con la resistencia aeróbica, así como los parámetros físicos relacionados con el juego de los jugadores profesionales. Además, exploramos aspectos relevantes para el seguimiento del entrenamiento y hacemos referencia a cómo diferentes estímulos de entrenamiento y variables situacionales (p. ej., exposición a la competición) afectan los parámetros fisiológicos y de rendimiento de los jugadores.

En general, se observan mejoras de pequeña magnitud en saltos sin (no CMJ) y basados ​​en contramovimiento (CMJBased) y en la fase de aceleración de sprint (ACCPhase) y velocidad máxima (MVPhase) desde el inicio de la fase de preparación (PPS) hasta el comienzo de la fase de competición (BCP). Se observa una mayor magnitud de aumentos en las medidas de rendimiento fisiológico y de resistencia aeróbica dentro de este período; magnitud moderada en ejercicio de intensidad submáxima (velocidad a concentraciones fijas de lactato en sangre; V2-4mmol/l) y gran magnitud en VO2max, velocidad aeróbica máxima (MAS) y rendimiento de ejercicio intenso intermitente (IE).

En la mitad de la fase de competición (MCP), se observaron mejoras pequeñas (basadas en CMJ y ACCPhase), moderadas (sin CMJ; fase MVP; VO2max; ejercicio submáximo) y grandes (MAS e IE) en comparación con PPS.

Al final del período de competición (ECP), CMJBased y MVPhase mejoran en una pequeña medida, sin mejoras en CMJ y ACCPhase, VO2max, MAS, ejercicio de intensidad submáxima e IE, revelando incrementos moderados en comparación con PPS.

El rendimiento del partido puede variar durante la temporada. Aunque la variabilidad entre estudios es clara para TD, VHSR y sprint, todos los estudios observaron incrementos sustanciales en HSR entre MCP y ECP.

En conclusión, durante la pretemporada los jugadores “recuperan” el perfil de composición corporal y la capacidad competitiva neuromuscular y de resistencia aeróbica. Dentro de la temporada, y más fuertemente hacia el final del periodo de competición, las alteraciones en el rendimiento neuromuscular parecen depender de la fuerza-velocidad y, en algunos casos, el rendimiento de resistencia aeróbica puede verse comprometidos cuando se consideran otros momentos de la temporada.

Acceso libre al artículo completo en: https://www.fisiologiadelejercicio.com/wp-content/uploads/2022/10/Silva_JR_2022_PeerJ.pdf

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 8€/MES, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG