Ingesta de azúcar de mesa (sacarosa) post-ejercicio

sacarosa2La sacarosa (azúcar de mesa) es el edulcorante más utilizado. Se obtiene de la caña de azúcar y de la remolacha azucarera. La miel también contiene gran cantidad de sacarosa. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Fuchs y col, 2016; J Appl Physiol 24-mar) cuyo objetivo fue valorar el efecto de la sacarosa vs glucosa sobre la repleción muscular y hepática de glucógeno. Participaron ciclistas entrenados que realizaron 2 test en días separados. Cada sesión consistió en un ejercicio de depleción de glucógeno, seguido de un periodo de 5 h de recuperación, durante las que los sujetos ingirieron 1,5 g/kg/h de sacarosa o glucosa. Se obtuvieron muestras de sangre y se realizó resonancia magnética (13C) a los 0, 120 y 300 min de recuperación para determinar las concentraciones hepáticas y musculares de glucógeno y el tamaño hepático. Los resultados mostraron un aumento significativo del contenido de glucógeno muscular tanto con sacarosa como con glucosa, sin diferencias entre tratamientos. Por otra parte, la repleción de glucógeno hepático fue mayor con sacarosa vs glucosa, y el volumen hepático solo aumentó significativamente a los 300 min de recuperación en el grupo que ingirió sacarosa. Los autores sugieren que la ingesta de azúcar de mesa (1,5 g/kg/h) acelera la recuperación de glucógeno hepático, pero no el muscular en sujetos entrenados.

En muchos ámbitos se muestra a la sacarosa (azúcar de mesa) como un gran enemigo del deportista en particular y de la dieta en general. Sin embargo, este estudio muestra algunas ventajas del azúcar de mesa frente a la glucosa en la recuperación del glucógeno hepático lo que podría tener alguna aplicación práctica. Así, tras una noche de ayuno son los depósitos de glucógeno hepático los que se muestran descendidos, y quizás la sacarosa podría tener su indicación, aunque obviamente la reposición de los hidratos de carbono tras el ejercicio no se debe contemplar de manera tan aislada.