Influencia de la duración del calentamiento sobre el rendimiento en futbolistas

El calentamiento es un proceso fisiológico ligado a la competición que exige casi siempre un alto nivel de especificidad y de individualización. Con frecuencia se utilizan calentamientos genéricos con poca base científica. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Yanci y col, 2019; Biol Sport 36: 125-131; doi: 10.5114/ biolsport.2019.81114) cuyo objetivo fue analizar los efectos de tres protocolos de calentamiento con diferentes duraciones en jugadores de fútbol semiprofesionales. Participaron 15 jugadores que realizaron tres protocolos: 25 min, Wup25; 15min, Wup15 y 8 min, Wup8, en tres días diferentes. Antes y después de cada calentamiento se realizaron test asociados al rendimiento (esprint, salto vertical y cambios de dirección), así como percepción subjetiva del esfuerzo (RPE) asociado a la disputa de un partido. También los jugadores manifestaron su RPE después de cada protocolo de calentamiento. Los resultados mostraron que todos los protocolos se asociaron a buenas sensaciones al disputar el partido, después de Wup25 los jugadores obtuvieron peores resultados en el sprint de 10 m (p <0.01) y en el sprint de 20 m (p <0,05). Sin embargo, el protocolo Wup8min mejoró significativamente el rendimiento tanto en el sprint de 10 m (p <0.05) como en el sprint de 20 m (p <0.05). Además, con el protocolo Wup25min, los jugadores manifestaron mayor RPE (p <0.05) que en los protocolos Wup15min y Wup8min. En resumen, el protocolo de calentamiento de 8 min fue el único que mejoró la capacidad de aceleración de los jugadores de fútbol en este estudio.

Valgan los resultados de este estudio no tanto para sacar ninguna conclusión que permita una aplicación práctica, sino más bien para poner en evidencia la necesidad de dedicar tanto esfuerzo en optimizar el calentamiento como se hace con las sesiones de entrenamiento más complicadas. Esto es especialmente importante de cara a la competición. En este caso eran futbolistas, pero podíamos haber estado hablando de nadadores, atletas de esprint o saltadores. Evidentemente no es fácil llegar al protocolo ideal de calentamiento debido a que las competiciones no son tan frecuentes y además porque ningún entrenador va a “probar” nada nuevo antes de competir, pero para eso están las simulaciones mediante test que pueden ir siendo administrados a lo largo de la temporada.