fbpx

Importantes reducciones del glucógeno muscular afectan a la capacidad de ejercicio, pero no incrementan la activación de la señalización celular relacionada con la biogénesis mitocondrial

El entrenamiento en depleción muscular de glucógeno o con los depósitos de glucógeno disminuidos es una práctica utilizada por muchos deportistas de resistencia aeróbica en el desarrollo de su preparación. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Hearris y col, 2019; J Appl Physiol (1985) 2-may; doi: 10.1152/ japplphysiol.00913.2018) cuyo objetivo fue examinar los efectos del descenso de los niveles de glucógeno muscular sobre la capacidad de ejercicio y la modulación de las vías moleculares de señalización asociadas a la regulación de la biogénesis mitocondrial. Los investigadores emplearon un diseño de medidas repetidas, en el que 8 suejtos completaron un modelo “duerme-bajo”, “entrena-bajo” después de realizar un protocolo de ejercicio por la tarde para disminuir los niveles de glucógeno muscular, seguido de test de rendimiento hasta el agotamiento (8×3 min al 80% Wmax, seguido por intervalos de 1 min al 80% Wmax hasta el agotamiento) realizado a la mañana siguiente. Después del ejercicio para descender los niveles de glucógeno muscular los sujetos ingirieron un total de 0 g/kg (L-CHO), 3,6 g/kg (M-CHO) ó 7,6 g/kg (H-CHO) de carbohidratos durante las 6 h previas a dormir, de tal manera que el ejercicio a la mañana siguiente se desarrolló con diferentes niveles de glucógeno muscular (L-CHO: 88 ± 43, M-CHO: 185 ± 62, H-CHO: 278 ± 47 mmol kg-1 dw).  Los resultados mostraron que a pesar de las diferencias en la duración del ejercicio al 80% Wmax entre sesiones (L-CHO: 18 ± 7, M-CHO: 36 ± 3, H-CHO: 44 ± 9 min), el ejercicio indujo similares activaciones en las vías de señalización molecular en AMPKThr172 fosforilación (~4 veces) and PGC-1α mRNA expresión (~5 veces) después y 3 h después del ejercicio, respectivamente. Los datos demuestran que cuando el ejercicio se realiza con niveles de glucógeno muscular < 300 mmol/kg, reducciones graduales adicionales de 100 mmol kg-1 perjudican la capacidad de ejercicio, pero no aumentan la señalización de las células del músculo esquelético.

De confirmarse estos resultados, podríamos inferir que el ejercicio realizado en depleción de glucógeno constituye un estímulo adicional de adaptación muscular al entrenamiento, lo que justificaría su inclusión desde un punto de vista práctico en la periodización del entrenamiento. Al mismo tiempo, los resultados sugieren que más allá de un descenso en los niveles de glucógeno, la capacidad de ejercicio disminuiría muy significativamente sin ventajas adicionales en la modulación de las vías moleculares de señalización asociadas a la biogénesis mitocondrial

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *