HIIT en pacientes con síndrome de ovario poliquístico

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es un trastorno metabólico asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. El ejercicio es una estrategia de tratamiento eficaz para controlar los síntomas y reducir el riesgo de salud a largo plazo. Se ha sugerido que el entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT) es un modo de ejercicio más eficiente en el SOP; sin embargo, no está claro si el HIIT es superior al ejercicio de estado estable de intensidad moderada (MISS).

Recientemente se han publicado los resultados de un metaanálisis (Richards y col, 2021; Front Physiol 16-ago; doi: 10.3389/fphys.2021.715881) cuyo objetivo fue comparar la efectividad de las intervenciones aisladas de ejercicios HIIT y MISS. Se valoraron la capacidad cardiorrespiratoria y la resistencia a la insulina, usando VO2max y HOMA-IR respectivamente.

Los resultados mostraron mejoras significativas en VO2max después de MISS (Δ = 1.081 ml / kg / min, p <0.001, n = 194), pero no de HIIT (Δ = 0.641 ml / kg / min, p = 0,128, n = 28). Ni HIIT ni MISS mejoraron HOMA-IR [(Δ = -0.257, p = 0.374, n = 60) y (Δ = -0.341, p = 0.078, n = 159), respectivamente].

Una mejora significativa en VO2max fue evidente después del ejercicio MISS, pero no HIIT en mujeres con SOP. Esto contrasta con la literatura previa en cohortes sanas y clínicas que informan beneficios superiores del HIIT. Por lo tanto, según la evidencia disponible de calidad moderada, el ejercicio HIIT no proporciona resultados superiores en VO2max en comparación con MISS, aunque se necesitan intervenciones más grandes y de alta calidad para abordar esto por completo. Es posible que se requieran intervenciones dietéticas / farmacológicas adicionales junto con el ejercicio para mejorar la sensibilidad a la insulina.

El HIIT ha mostrado en multitud de estudios una mayor capacidad para mejorar el VO2max/VO2pico frente a entrenamientos de intensidad moderada. El hecho de que encontremos estudios que no observan esta diferenciación, o que incluso muestran mejoras más notables con el ejercicio de moderada intensidad, no debilita la base fisiológica que asocia el HIIT a mayores aumentos del VO2max/VO2pico, simplemente muestra resultados diferenciados en determinadas poblaciones, algo que invita al análisis para tratar de justificar este comportamiento sobre una determinada base fisiopatológica.