Hidratos de carbono y ultramaratonianos: la realidad

CHmCjmbWUAEP1mwEn los últimos años parece existir una fuerte tendencia a demonizar los hidratos de carbono incluso entre deportistas de resistencia aeróbica (generalmente de tercer nivel). El caso es que la leyenda urbana manifiesta que incluso los ultramaratonianos, debido a las adaptaciones alcanzadas al entrenar sin aporte de hidratos de carbono, son capaces de competir con muy baja ingesta de hidratos de carbono. Sin embargo, la realidad es que no hay constancia de que eso ocurra en realidad al menos en deportistas de elite. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Stellingwerff, 2015; Int J Sport Nutr Exerc Metab 9-jun) cuyo objetivo fue valorar los hábitos nutricionales de corredores de ultramaratón de elite. Participaron 3 corredores de clase mundial (16 ultramaratones en 2014, con victorias importantes como la Western States Edurance Run 100 millas, 14,9 h) a los que se solicitó cumplimentaran un cuestionario. Los resultados mostraron que el desayuno pre-competición típico contenía 70±16, 29±20 y 21±8 g de hidratos de carbono (CHO), proteínas y grasas, respectivamente. Durante las carreras de 100 millas consumieron de media 1162±250 h de CHO (71±20 g/h) con bajos consumos de grasas y proteínas. El consumo medio calórico fue de 5530±1673 Kcal (333±105 kcal/h). También consumieron 912±322 mg de cafeína y 6,9±2,4 g de sodio. Los preparados comerciales aportaron el 93±12% del consumo de energía.

En resumen, queda “chic” decir que uno entrena y compite sin hidratos de carbono, pero la realidad fisiológica es que si quieres correr rápido y no digamos ganar, se han de seguir las recomendaciones básicas nutricionales del deporte de resistencia aeróbica.