Entrenamiento de fuerza en pacientes con enfermedad arterial periférica

El entrenamiento de fuerza (RT) supervisado es una modalidad de ejercicio alternativa en pacientes con enfermedad arterial periférica (EAP).

Recientemente se han publicado los resultados de un metaanálisis (Blears y col, 221; J Clin Med 19-may; doi: 10.3390/jcm10102193) cuyo objetivo fue examinar la eficacia del RT supervisado para mejorar la capacidad de caminar y si se producen adaptaciones a nivel vascular y/o del músculo esquelético en pacientes con EAP.

Los resultados mostraron que el RT supervisado prolongó la distancia de inicio de la claudicación durante una prueba de caminata de 6 minutos (6-MWT) (101,7 m (59,6, 143,8), p <0,001) y mejoró la distancia total de caminata durante la caminata gradual en cinta rodante (DME: 0,67 (0,33, 1,01) ), p <0,001) y el 6-MWT (49,4 m (3,1, 95,6), p = 0,04). Cinco ensayos clínicos compararon el RT supervisado y la caminata intermitente supervisada, y se observó que las diferencias en la capacidad funcional entre las dos modalidades de ejercicio parecen depender de la intensidad del programa de ejercicios. La evidencia insuficiente sobre los efectos de la RT sobre la función vascular y la fuerza muscular permitió solo una exploración limitada.

Los autores concluyeron que el entrenamiento de fuerza es eficaz para prolongar el rendimiento de la marcha en pacientes con enfermedad arterial periférica. No está claro si el entrenamiento de fuerza ejerce su influencia sobre la capacidad funcional al promover el flujo sanguíneo y/o mejorar la fuerza del músculo esquelético.

Como en otras patologías cardiovasculares el entrenamiento de fuerza también muestra eficacia en la mejora clínica de pacientes con enfermedad arterial periférica. Ello hace necesario que los médicos y fisioterapeutas conozcan bien esos beneficios que justifican la aplicación de esta modalidad de entrenamiento aisladamente o en combinación con ejercicio aeróbico en estos pacientes. El control de la clínica durante las sesiones será clave para la seguridad de los pacientes, y el control de cargas en el entrenamiento será clave para una mayor eficacia