¿El entrenamiento de resistencia aeróbica de alta intensidad está asociado con fibrosis en aurícula izquierda?

Los atletas de resistencia aeróbica tienen un mayor riesgo de padecer fibrilación auricular en comparación a la población general. El mecanismo exacto que explica este hecho no está totalmente aclarado. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Peritz y col, 2020; Am Heart J 30:226-213; doi: 10.1016/j.ahj.2020.05.015) cuyo objetivo fue determinar si el grado de fibrosis auricular detectado por resonancia magnética (contraste con gadolinio) difiere entre atletas máster y controles no atletas. Participaron 20 atletas máster de resistencia aeróbica y 20 sujetos sanos, a los que se realzó una resonancia magnética cardiaca con contraste (gadolinio). Los dos grupos fueron equiparados en edad y sexo. Ninguno de los participantes había manifestado arritmias con anterioridad. Los resultados mostraron una función ventricular izquierda normal en todos los participantes. El volumen de la aurícula izquierda fue significativamente mayor en atletas (74.2 ml ± 14.4) que en no atletas (60.8 mL ± 21.4) (P = .02). El grado de fibrosis en aurícula izquierda, expresado como %, fue del 15,5% ± 5.9 en los atletas, comparado con el 9.6% ± 4.9 de los controles (P= 0,002). Este es el primer estudio en describir, caracterizar y cuantificar los cambios fibróticos en la aurícula izquierda de atletas entrenados en resistencia aeróbica. El aumento de la fibrosis auricular detectado en esta población puede ser un indicador de riesgo para el desarrollo de arritmias auriculares en atletas de resistencia aeróbica.

Por los datos obtenidos en los últimos años parece que la mayor incidencia de fibrilación auricular es atletas máster de resistencia aeróbica es un hecho. Hay que tener en cuenta que, durante el ejercicio, especialmente de resistencia aeróbica de alta intensidad, la exigencia fisiológica de la función auricular es muy elevada. Y este mayor estrés fisiológico se enmarca en un contexto en el que los ventrículos pierden compliance (distensibilidad) de manera progresiva con la edad, lo que obliga a la aurícula a una mayor participación (contracción auricular) para un adecuado llenado ventricular. Si ello puede finalmente contribuir a la mayor fibrosis auricular y con ello a una mayor incidencia de arritmias, es una hipótesis bastante probable.