El consumo de proteínas en la fase temprana de la recuperación mejora el rendimiento aeróbico al día siguiente

(post destacado 2018) El consumo de proteínas post-ejercicio es habitual en el entrenamiento de fuerza, pero es menos frecuente después del entrenamiento de resistencia aeróbica. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Sollie y col, 2018; J Appl Physiol 13-sep; doi: 10.1152/japplphysiol.01132.2017) cuyo objetivo fue investigar los efectos de la ingesta de proteínas y carbohidratos durante la recuperación precoz de un ejercicio agotador sobre el rendimiento 18 h después de finalizar el mismo. Participaron 8 ciclistas de élite (VO2max: 74,0±1,6 ml/kg/min) que completaron 2 sesiones de ejercicio e intervenciones de dieta en un diseño doble ciego cruzado. Los participantes primero realizaron una sesión en cicloergómetro al 73% VO2max (W73%) seguido de intervalos de 1 min al 90% VO2max hasta el agotamiento. Durante las primeras 2 h de recuperación, los participantes ingirieron 1,2 g de carbohidratos/kg/h (CHO) o 0,8 g de carbohidratos + 0,4 g de proteínas / kg/h (CHO+PROT). La dieta después de las 2 h de recuperación fue similar en ambos grupos. Después de 18 h d recuperación, se valoró el rendimiento en ciclismo con un test de 10 s de esprint, 30 min al W73% y un test contrarreloj (TT). Los resultados mostraron que el test contrarreloj fue un 8,5% más rápido después de CHO+PROT comparado con CHO. La potencia media durante los esprints de 10 s fue un 3,7% mayor en CHO+PROT comparado con CHO. El balance del nitrógeno en el periodo de recuperación fue negativo en CHO y neutro en CHO+PROT. Los autores sugieren que el consumo de carbohidratos más proteínas después de ejercicio de resistencia aeróbico agotador facilita el paso de un estado catabólico a anabólico, respecto a la ingesta de carbohidratos solo, mejorando con ello la recuperación y el rendimiento posterior.

Existe un cierto consenso a la hora de recomendar la ingesta simultánea de hidratos de carbono y proteínas después del ejercicio de resistencia aeróbica, como así asume el último posicionamiento de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva de 2017. No parece que la respuesta de la insulina sea la causante de la mejora del rendimiento, que se asocia en parte a un mayor nivel de recuperación de glucógeno muscular. La recomendación actual es de 0,8 g de CHO/kg/h + 0,2-0,4 g de proteínas/kg/h, en las primeras 4 h de recuperación de ejercicios agotadores.