Efectos del HIIT combinado con entrenamiento de fuerza o potencia en personas de edad avanzada

El entrenamiento concurrente (TC) es una estrategia eficaz para mejorar la función neuromuscular y la aptitud cardiorrespiratoria en los adultos mayores, que son factores de importancia fundamental para el mantenimiento de la capacidad funcional con el envejecimiento. Sin embargo, hay una falta de evidencia sobre la efectividad del entrenamiento de potencia (PT) como una alternativa al entrenamiento de fuerza tradicional (TST) durante la CT.

Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Müller y col, 2021; Exp Gerontol 20-mar; doi: 10.1016/j.exger.2021.111321) cuyo objetivo fue examinar el efecto del TST de 16 semanas (dos veces por semana) combinada con entrenamiento en intervalos de alta intensidad (TST + HIIT) frente a PT combinado con HIIT (PT + HIIT) sobre el rendimiento funcional, la aptitud cardiorrespiratoria y la composición corporal en hombres de edad avanzada.

Participaron treinta y cinco hombres (65,8 ± 3,9 años) que fueron asignados aleatoriamente a dos grupos de entrenamiento: TST + HIIT (n = 18) y PT + HIIT (n = 17). TST + HIIT realizó entrenamiento de fuerza a intensidades entre 65% al ​​80% 1RM a velocidad lenta controlada (≅ 2 s para cada fase concéntrica), mientras que PT + HIIT entrenó a intensidades entre 40% al 60% de 1RM a velocidad máxima intencional. Ambos grupos realizaron HIIT a intensidades entre el 75 y el 90% del VO2pico. Los participantes realizaron pruebas funcionales (sit to stand, timed-up-and-go, subir escaleras), test ergoespirométrico (Wmax, VO2pico, economía de ciclismo), así como evaluación de la composición corporal (DXA) antes, después de las 8 y 16 semanas de entrenamiento.

Los resultados mostraron que los grupos mejoraron de manera similar (P <0.05) con el entrenamiento en todos los resultados de capacidad funcional, Wmax, economía de ciclismo, VO2pico y composición corporal (P <0.05).

Los autores sugieren que los programas de entrenamiento concurrente basados ​​en HIIT que involucran entrenamiento de fuerza tradicional frente a entrenamiento de potencia son igualmente efectivos para mejorar la funcionalidad, la aptitud cardiorrespiratoria y la composición corporal en hombres sanos de edad avanzada.

El entrenamiento concurrente es el más habitual en personas que sin buscar rendimiento de forma expresa, si quieren mantener unas adaptaciones de la fuerza y la resistencia aeróbica que les permitan realizar diferentes actividades deportivas con garantías, al tiempo que mejoran los principales indicadores de salud. Añadir fuerza como modo de entrenamiento junto con HIIT parece lo más ventajoso, sin tener tanta influencia ni la estructura del HIIT ni el perfil específico del entrenamiento de fuerza.

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG