Efectos del entrenamiento de fuerza de alta intensidad frente al HIIT sobre factores de riesgo cardiometabólicos en personas con sobrepeso

Las enfermedades cardiovasculares y cardiometabólicas son causa de millones de muerte en todo el mundo. El ejercicio favorece el perfil cardiometabólico saludable, aunque la modalidad de ejercicio más eficaz en este sentido aún está por determinar. En la última década se han realizado cientos de investigaciones sobre los efectos del entrenamiento interválico aeróbico de alta intensidad (HIIT) en la salud cardiometabólica, pero apenas se han llevado a cabo estudios evaluando los efectos del entrenamiento de fuerza de alta intensidad (HIT-RT). Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Tuttor y col, 2020; Front Sports Act Living 2:68; doi: 10.3389/fspor.2020.00068) cuyo objetivo fue comparar los efectos del HIIT frente al HIT-RT, sobre parámetros cardiometabólicos en hombres de edad media no entrenados con sobrepeso u obesidad. Participaron sujetos de entre 30 y 50 años siendo asignados aleatoriamente los grupos: HIIT, HIT-RT o control. El grupo HIIT realizó intervalos de 90 s, durante 12 min (2-4 sesiones/semana), HIT-RT, entrenó 2-3 sesiones/semana con series hasta el fallo muscular. El entrenamiento se llevó a cabo durante 16 semanas. Los resultados mostraron que ambas intervenciones mejoraron los indicadores de síndrome metabólico, aunque el efecto del HIIT fue superior. En paralelo ambos protocolos de ejercicio mejoraron el volumen sistólico y la masa miocárdica, pero con el efecto más pronunciado con el HIIT. Ambos entrenamientos mejoraron los factores de riesgo cardiometabólico, aunque el HIIT obtuvo mayores adaptaciones positivas en el riesgo cardiometabólico y en la adaptación cardiaca. Los resultados sugieren que personas jóvenes con sobrepeso/obesidad pueden seleccionar la modalidad de ejercicio que prefieran (HIIT vs HIT-RT) para mejorar la salud cardiometabólica.

Ya he comentado varias veces la efectividad del entrenamiento de fuerza en la mejora de la salud cardiometabólica de las personas que utilizan esta modalidad de entrenamiento. Hasta no hace muchos años, el entrenamiento aeróbico era el único tipo de ejercicio que se vinculaba a la salud, especialmente cardiaca o cardiocirculatoria, pero hoy tenemos datos suficientes para afirmar que, en su conjunto, el entrenamiento de fuerza muestra ventajas para nuestra salud muy similares a las obtenidas por el clásico entrenamiento aeróbico. Desde mi punto de vista, una combinación de entrenamiento de fuerza y entrenamiento aeróbico de una cierta intensidad (preferiblemente tipo interválico) es la combinación ideal para mantener un estado óptimo de salud cardiometabólica.

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG