Efectos de la suplementación con betaína sobre el estatus proinflamatorio y hematológico en futbolistas jóvenes

La betaína es un subproducto del procesamiento de la remolacha azucarera, y está también presente en las espinacas y gramíneas. Las elevaciones sistémicas de las citocinas proinflamatorias constituyen un marcador de sobrecarga funcional, y se ha demostrado que la betaína reduce la secreción de citocinas proinflamatorias in vitro. Los autores de este estudio investigaron los efectos de la suplementación con betaína sobre el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α), las interleucinas-1 beta (IL-1β), – 6 (IL-6) y el recuento completo de células sanguíneas (CBC). en jugadores profesionales de fútbol juvenil durante una temporada competitiva. Veintinueve jugadores de fútbol (edad, 15,5 ± 0,3 años) se dividieron aleatoriamente en dos grupos según la posición de juego: grupo de betaína (BG, n = 14, 2 g / día) o grupo de placebo (PG, n = 15). Durante 14 semanas, la carga de entrenamiento se emparejó y los indicadores de bienestar se monitorearon diariamente. Las citocinas y el CBC antes mencionados se evaluaron al inicio de la temporada (P1), en mitad de temporada (P2) y al final de la temporada (P3). Los resultados mostraron interacciones significativas (p <0.05) grupo x tiempo para TNF-α, IL-1β e IL-6. Estas variables fueron menores en la BG en P2 y P3 en comparación con P1, mientras que la IL-1β fue mayor en la PG en P3 en comparación con P1 (p = 0.033). El análisis de recuento de hemoglobina glicosilada mostró que hubo interacciones significativas grupo por tiempo para los glóbulos blancos (WBC), glóbulos rojos (RBC), hemoglobina (Hb) y concentración de hemoglobina corpuscular media (MCHC). WBC demostró aumentos en P3 en comparación con P2 en PG (p = 0,034); RBC fue menor en P3 en comparación con P1 en BG (p = 0.020); La Hb fue mayor en P2 en comparación con P1, mientras que fue menor en P3 en comparación con P3 para ambos grupos. MCHC fue mayor en P3 y P2 en comparación con P1 en BG, mientras que MCHC fue significativamente menor en P3 en comparación con P2 en PG (p = 0,003). Los resultados confirmaron que 14 semanas de suplementación con betaína evitaron un aumento en las citocinas proinflamatorias y los recuentos de leucocitos. Parece que la suplementación con betaína puede ser una estrategia nutricional útil para regular la respuesta inmunitaria durante una temporada de fútbol.

Nobari y col, 2021. Effects of 14-weeks betaine supplementation on pro-inflammatory cytokines and hematology status in professional youth soccer players during a competition season: a double blind, randomized, placebo-controlled trial. J Int Soc Sports Nutr 5-jun; doi: 10.1186/s12970-021-00441-5.