Efectos de 1 frente a 2 sesiones a la semana de entrenamiento de esprint sobre el rendimiento de alta intensidad en jóvenes futbolistas

El entrenamiento de velocidad o esprint es una de las modalidades de entrenamiento esenciales en deportistas cuyo rendimiento depende de conseguir altas velocidades de ejecución durante la actividad deportiva.

Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Marzouki y col, 2021; Biol Sport 38: 175-183; doi: 10.5114/biolsport.2020.97675) cuyo objetivo fue evaluar los efectos de 1 vs.2 sesiones por semana de entrenamiento de velocidad de igual volumen sobre el rendimiento explosivo, de alta intensidad y de resistencia aeróbica intensiva entre los jugadores de fútbol jóvenes.

Participaron treinta y seis jugadores de fútbol varones jóvenes que fueron distribuidos aleatoriamente en 2 grupos experimentales que realizaron una sola sesión de entrenamiento de velocidad semanal (ST1, n = 18, edad: 17,2 ± 0,8 años) o dos sesiones de entrenamiento de velocidad semanales (ST2, n = 18; edad: 17,1 ± 0,9 años) de igual volumen semanal y total, además de su régimen habitual de entrenamiento de fútbol. El sprint lineal (10 m, 20 m, 30 m y 10 m flying), test T de agilidad, salto con contramovimiento (CMJ) y el consumo máximo de oxígeno se evaluaron una semana antes (T1), en el medio (T2) e inmediatamente después de 10 semanas de entrenamiento (T3).

Los resultados modificaciones estadísticamente significativas para el tiempo en todas las variables evaluadas después de ambas intervenciones de entrenamiento (todas p <0,001; ES ≥ 0,80). No se observó ningún efecto principal entre los 2 grupos en ningún momento en el sprint lineal, la prueba T o la prueba CMJ (p> 0,05; ES <0,20). Se encontró un efecto de interacción significativo (F = 4.05; p = 0.04, ES = 0.21) para el consumo máximo de oxígeno con ST2 induciendo un mejor rendimiento que ST1 (p = 0.001; ES = 1.11).

Los autores sugieren que las dos frecuencias de entrenamiento de velocidad fueron efectivas para mejorar los rendimientos explosivos, de alta intensidad y de resistencia aeróbica intensiva. Sin embargo, se recomienda que los entrenadores y entrenadores de fitness utilicen una modalidad de entrenamiento de velocidad de 2 sesiones a la semana, ya que se encontró que es más eficaz para mejorar el rendimiento intensivo en resistencia aeróbica.

El entrenamiento interválico de esprint es una modalidad de entrenamiento exigente que debe ser compatible con una adecuada recuperación entre sesiones. Los entrenadores han de tratar de encajar sesiones intensas de entrenamiento con sesiones técnicas y tácticas, así como con sesiones de actividad propia del deporte en cuestión. No es fácil encajar todas esas piezas en deportes en los que el rendimiento depende de muchos factores ligados a la condición física. Puede darse una tendencia a entrenar todas las cualidades necesarias con el mínimo de estímulo (sesiones/semana), pero ello casi siempre se corresponde con adaptaciones subóptimas. En mi opinión, cada componente de la condición física hay que entrenarlo lo suficiente para estar seguros de conseguir adaptaciones óptimas, y si ello pasa por hacer dobles sesiones de entrenamiento, pues así deberá ser.