Citrato sódico: ¿es realmente una ayuda ergogénica?

A pesar de las causas multifactoriales de la fatiga muscular, la acumulación de iones de hidrógeno (H+) en la célula muscular sigue figurando como el motivo más importante de fatiga muscular en ejercicios de alta intensidad y corta duración. La suplementación con citrato sódico se ha recomendado durante años como una estrategia para reducir la fatiga muscular inducida por acumulación de H+ en las células musculares durante ejercicios de muy alta intensidad. Sin embargo, muchas investigaciones han indicado su ineficacia como ayuda ergogénica, lo que le hace perder atención de los investigadores a favor de la β-alanina y el bicarbonato sódico. Varios estudios han mostrado que la ingesta de citrato sódico aumenta el pH de la sangre, con la dosis más recomendada de 0,5 g/kg. Un meta-análisis (Carr y col, 2011; Sports Med 41: 801-14) mostró un efecto poco claro de su administración sobre el rendimiento con la dosis típica de 0,5 g/kg. Estudios posteriores a este meta-análisis han mostrado resultados que relegan al citrato sódico a un papel secundario en el catálogo de ayudas ergogénicas eficaces. No obstante, se puede especular que las dosis utilizadas (0,5 g/kg) y los tiempos establecidos entre la ingesta y los test de rendimiento (90 min) quizás no sean los ideales para alcanzar la capacidad buffer extracelular óptima. Futuros estudios nos mostrarán si el citrato sódico gana nuevamente puestos en la clasificación de ayudas ergogénicas eficaces.

De Salles Painelli V, Herbert Lancha Jr, A. Thirty years of investigation on the ergogenic effects of sodium citrate: is it time for a fresh start?. BJSM Online 27-sep, 2016.