Valores normalizados de las dimensiones del ventrículo izquierdo en atletas de elite

Existe un debate sobre la magnitud de la remodelación geométrica [es decir, agrandamiento de la cavidad del ventrículo izquierdo (LV) vs. engrosamiento de la pared] en el corazón de los deportistas de élite, y aún no se han establecido límites de normalidad para los diferentes deportes.

Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Boraita y col, 2022; Sports Med Open 15-sep; doi: 10.1186/s40798-022-00510-2) cuyo objetivo fue determinar los valores normativos específicos del sexo y el deporte de las dimensiones del LV en atletas adultos de élite.

Métodos: Este fue un estudio retrospectivo de un solo centro de deportistas de élite españoles. Los atletas fueron agrupados por deporte y su relativo componente dinámico/estático (clasificación de Mitchell). Las dimensiones del VI se midieron con ecocardiografía bidimensional guiada en modo M para calcular los valores normativos.

Resultados: Se estudiaron 3282 deportistas (46 deportes diferentes, 37,8% mujeres, edad media 23 ± 6 años). La mayoría (85,4%) presentaba geometría cardiaca normal, en especial las mujeres (90,9%). La hipertrofia excéntrica fue relativamente prevalente (13,4 %), y la remodelación o hipertrofia concéntrica fue un hallazgo raro (<0,8 % del total). La proporción de geometría cardíaca normal e hipertrofia excéntrica disminuyó y aumentó, respectivamente, con el componente dinámico (en ambos sexos) o estático (en atletas masculinos) del deporte, independientemente del otro componente (estático o dinámico). Los valores del percentil 95 de las dimensiones del VI no superaron los siguientes límites en ninguna de las categorías de Mitchell: grosor de la pared septal, 12 mm (varones) y 10 mm (mujeres); Pared posterior del VI, 11 mm y 10 mm; y diámetro telediastólico del VI, 64 mm y 57 mm.

Conclusiones: La mayoría de los deportistas de élite tenían una geometría del VI normal, y aunque algunos presentaban hipertrofia excéntrica del VI. El remodelado concéntrico o hipertrofia es muy poco frecuente.

El corazón se adapta al estrés del ejercicio modificando su estructura y función para hacer frente a las exigencias de presión asociadas a las demandas metabólicas de los tejidos y órganos implicados directa o indirectamente en el ejercicio. Estas adaptaciones se sitúan en los parámetros clínicamente establecidos en la gran mayoría de los casos, lo que significa que cuando un deportista presenta valores dimensiones del ventrículo izquierdo que superan la normalidad del percentil 95 para su sexo y deporte, sería recomendable un examen clínico detallado para descartar patología. De ahí la importancia de los estudios preventivos en los deportistas: una ecografía cardiaca y una prueba de esfuerzo anual deben ser la rutina para toda aquella persona que realiza ejercicio más o menos estructurado

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG