Tendencias futuras del entrenamiento de resistencia aeróbica

Sandbakk Ø, Pyne DB, McGawley K, Foster C, Talsnes RK, Solli GS, Millet GP, Seiler S, Laursen PB, Haugen T, Tønnessen E, Wilber R, van Erp T, Stellingwerff T, Holmberg HC, Bucher Sandbakk S. The Evolution of World-Class Endurance Training: The Scientist’s View on Current and Future Trends. Int J Sports Physiol Perform. 2023 Jun 27:1-5. doi: 10.1123/ijspp.2023-0131..

Las explicaciones para la evolución continua del rendimiento en resistencia aeróbica son multifactoriales y probablemente incluyen la optimización del entrenamiento de los atletas y la periodización competitiva, así como los avances recientes en tecnologías, equipamiento y conocimiento científico, todos accesibles a mayor número de profesionales. Sin embargo, la investigación sobre atletas de élite es limitada. Para obtener una perspectiva complementaria sobre las tendencias actuales y futuras asociadas con el entrenamiento de resistencia aeróbica de clase mundial, este artículo se basa en las perspectivas, experiencia y conocimientos de un panel de expertos en ciencias del deporte aplicadas.

Las dos preguntas formuladas a los expertos fueron: (1) ¿Cuáles son las tendencias más importantes relacionadas directa o indirectamente con el entrenamiento y la mejora del rendimiento de los mejores atletas de resistencia del mundo durante los últimos 10-15 años? y (2) ¿Qué avances contribuirán a mejorar aún más el rendimiento en resistencia aeróbica durante los próximos 10-15 años?

Tendencias recientes y contemporáneas en el entrenamiento de resistencia aeróbica

Un factor clave en el desarrollo de los métodos de entrenamiento de resistencia aeróbica fue el acceso a un conocimiento científico más relevante para entrenadores y atletas, combinado con una mejor integración e intercambio de conocimientos prácticos y científicos. Dos posibles desafíos asociados con la utilización efectiva de información pública disponible son: (1) la capacidad de filtrar el contenido útil de aquel que tiene menos utilidad y (2) la traducción de esta información específica en un proceso de entrenamiento holístico. Este proceso de traducción requerirá una estrecha colaboración entre atletas, entrenadores y diversos expertos en el campo.

Otro factor clave fue la implementación de avances tecnológicos, con mejor equipamiento y herramientas/ropa validadas para monitorear y analizar el entrenamiento, el rendimiento y la recuperación. El laboratorio de ciencias del deporte se ha trasladado a las carreteras, pistas, piscinas, lagos, senderos, ríos y montañas donde los atletas de resistencia entrenan a diario. Un desafío crítico en este contexto es asegurar que el flujo continuo de datos recopilados sea lo más confiable y válido posible.

Las estructuras de apoyo a la salud y el rendimiento de los atletas de élite suelen estar organizadas en centros o equipos multidisciplinarios. Esto se considera un factor complementario que facilita la implementación efectiva del conocimiento ampliado y las nuevas soluciones tecnológicas en el entrenamiento, la competencia y el rendimiento holístico. Los directores de deportes de alto rendimiento (o equivalentes) y los entrenadores, en general, ahora tienen una mejor formación en entrenamiento y/o ciencias del deporte. Además, están más abiertos a los beneficios potenciales de la colaboración multidisciplinaria e intradisciplinaria entre atletas, entrenadores, científicos y otros expertos.

Basado en estos factores impulsores, hemos identificado 5 tendencias importantes en la práctica de los deportes de resistencia aeróbica que han evolucionado en los últimos 10-15 años.

Mejor comprensión de las demandas específicas del deporte

Ha surgido una comprensión más interdisciplinaria e integrada de los aspectos fisiológicos, técnicos, tácticos, nutricionales y mentales subyacentes al rendimiento, basada en una salud mental y física óptima. Por ejemplo, diferentes modos de ejercicio pueden generar cargas metabólicas, mecánicas y musculares muy distintas, lo que puede tener consecuencias significativas para los procesos de entrenamiento y recuperación. En este contexto, la posibilidad tecnológica de medir el rendimiento, la carga de entrenamiento y la recuperación en condiciones ecológicamente válidas, combinada con el modelado avanzado del rendimiento, ha ampliado nuestra comprensión más allá de los factores tradicionales que determinan el rendimiento.

Una mejor comprensión de las estrategias nutricionales también ha desempeñado un papel significativo tanto para optimizar el rendimiento como para la tolerancia sostenible y la ejecución de altas cargas de entrenamiento diario. Esto puede incluir la ingesta óptima de carbohidratos (diariamente, durante el entrenamiento y la competición y la periodización nutricional asociada para satisfacer las demandas del deporte.

Mejora en la ejecución de la competición

Las medidas tecnológicas más precisas del rendimiento y los modelos de rendimiento avanzados han mejorado las estrategias de ritmo, así como la capacidad de cada atleta (y sus entrenadores) para identificar y enfocarse en sus propias fortalezas y debilidades individuales. Ejemplos de esto son el uso extensivo de varios dispositivos portátiles, como medidores de potencia, sistemas de posicionamiento global/navegación por satélite y unidades de movimiento inercial en muchos deportes. Con la combinación de aprendizaje automático y competencia en el campo, estos avances han proporcionado nuevas perspectivas en muchos deportes, aunque también se deben reconocer los desafíos prácticos y éticos de acumular y procesar grandes conjuntos de datos personales.

Sin lugar a dudas, el mejor equipamiento ha sido vital para el desarrollo del rendimiento en muchos deportes de resistencia aerçobica, con el patín clap en el patinaje de velocidad, el uso de fibra de carbono en ciclismo, remo, kayak y eventos paralímpicos, y las “superzapatillas” en la carrera como ejemplos primarios. Otro factor es la mejora en las estrategias de preparación para competiciones que se llevan a cabo en diferentes condiciones ambientales, como la altitud y el calor. Además, muchos de los encuestados destacaron la importancia de la ingesta nutricional específica para cada deporte y personalizada durante las competiciones (por ejemplo, la ingesta de carbohidratos y el uso de diversos recursos ergogénicos).

Cargas de entrenamiento más grandes, más específicas y más precisas

Muchos de los científicos en el panel de expertos resaltaron que los atletas de resistencia aeróbica líderes en el mundo ahora realizan y toleran volúmenes de entrenamiento más altos que los registrados anteriormente. Sin embargo, otros observaron modelos de entrenamiento más precisos y calculados, que permiten un mayor volumen o densidad de entrenamiento específico para la competencia. En ambos casos, se destacó la detección de “puntos óptimos” individualizados en cuanto al volumen y la intensidad del entrenamiento, así como la distribución individualizada de la intensidad del entrenamiento, y un seguimiento y análisis más detallado del desarrollo de la capacidad como criterios de éxito. Una de las tendencias observadas por muchos de los científicos fue que se realizaba más entrenamiento intenso en una “zona controlada”, lo que permitía un mayor volumen y/o frecuencia de sesiones a velocidades relevantes para la competencia. Sin embargo, los cambios específicos en los patrones de entrenamiento, así como los mecanismos subyacentes, deben verificarse para diferentes deportes de resistencia aeróbica.

Se destacaron los siguientes aspectos como los principales facilitadores para que los atletas acumulen volúmenes de entrenamiento más altos o cargas específicas para la competencia: periodos de transición/recuperación más cortos entre el periodo de competencia y el macrociclo siguiente, cargas de entrenamiento más altas tanto al principio del año de entrenamiento como durante el periodo de competencia, y una periodización y seguimiento de la carga y recuperación más conscientes. Otros factores clave que permiten cargas de entrenamiento más precisas incluyen mejoras en las instalaciones de entrenamiento (por ejemplo, mejores pistas de roller-ski para esquiadores de fondo y biatletas, y más pistas cubiertas en ciclismo, atletismo y patinaje de velocidad), y equipos mejorados. Además, las medidas de prevención de lesiones más avanzadas parecen proporcionar una mejor continuidad del entrenamiento.

Cada vez más mujeres en todo el mundo tienen la posibilidad de entrenar y competir profesionalmente en deportes de resistencia aeróbica, con un mayor reconocimiento de las competiciones femeninas, más apoyo financiero y un mejor entrenamiento disponible para las atletas femeninas. Además, muchos entornos deportivos ahora tienen una mayor conciencia y disposición para comunicarse sobre aspectos de la fisiología y la salud femenina (por ejemplo, la influencia del ciclo menstrual, la anticoncepción hormonal y el embarazo/postparto) y su impacto potencial en el entrenamiento y el rendimiento. Con el aumento de las oportunidades profesionales para las atletas femeninas y una mejor comprensión de los desafíos específicos que enfrentan las mujeres en el deporte de élite, se observan cargas de entrenamiento más grandes, más específicas y/o más precisas, especialmente en las atletas femeninas.

Finalmente, varios encuestados resaltaron que la inclusión más sistemática de factores de estrés ambientales, como la altitud y el calor, periodizados en el proceso de entrenamiento, se ha vuelto más común, especialmente cuando se preparan para eventos que se llevan a cabo en condiciones climáticas desafiantes.

Mejora de la calidad del entrenamiento

Muchos de los expertos resaltaron los factores asociados con la mejora de la calidad del entrenamiento. Esta lista incluyó tanto la calidad del proceso de entrenamiento holístico, realizado en estrecha colaboración entre atletas, entrenadores y equipos de apoyo multidisciplinarios, como una mejor planificación, ejecución y revisión de las sesiones de entrenamiento individuales. Un factor clave para esta última dimensión fue un control más preciso y disciplinado de la intensidad, facilitado por una mayor conciencia de cómo las variables de la prescripción del ejercicio influyen en la tolerancia y carga del entrenamiento, así como mejores tecnologías para monitorear estas características en diversas condiciones.

Otro ejemplo fue el uso de equipos de mejor calidad en el entrenamiento, como “superzapatillas” con espumas de nueva generación que permiten una mejor amortiguación y recuperación, facilitando así más entrenamiento a altas velocidades. Estos avances también pueden contribuir a reducir la brecha entre la prescripción y la ejecución del entrenamiento.

La mejora de la calidad del entrenamiento también se asoció con una mayor individualización en cuanto a la prescripción de carga, microperiodización y programación de sesiones diarias. Por ejemplo, la implementación de entrenamiento de fuerza y potencia basado en el perfil individual en relación con los requisitos fisiológicos y técnicos de cada deporte es ahora mucho más avanzado en la práctica deportiva. Este perfil individual, combinado con un monitoreo y pruebas sistemáticos del entrenamiento, proporciona información objetiva importante sobre cómo se ejecuta el entrenamiento y las adaptaciones correspondientes. Además, se destacó el papel del entrenador y el equipo de apoyo multidisciplinario en el uso de esta información para preparar y revisar sistemáticamente al atleta, así como la forma en que el equipo de apoyo trabaja de manera sinérgica con los entrenadores y atletas, como una influencia positiva en la calidad del entrenamiento y el rendimiento.

Un estilo de vida más profesional y saludable

La adopción de un enfoque más holístico para el desarrollo de los atletas, comprendiendo y teniendo en cuenta todos los factores que influyen en sus vidas, ha beneficiado tanto a los atletas individuales como a los deportistas de equipo. Una mayor profesionalización de muchos deportes ha permitido a los atletas dedicarse a tiempo completo a su carrera atlética, lo que puede generar un estilo de vida más saludable a través de una mejor recuperación. Un mayor conocimiento y una mayor conciencia de las estrategias de prevención de lesiones y gestión de la salud se consideran importantes para facilitar la continuidad y sostenibilidad del entrenamiento, así como para prolongar las carreras de los atletas de élite. Por ejemplo, un mayor conocimiento y conciencia de la importancia de la disponibilidad de energía, la nutrición periodizada e individualizada, y el sueño han contribuido a una mejor recuperación. El mismo paradigma se aplica a la inclusión de un monitoreo sistemático de parámetros de recuperación, como la frecuencia cardíaca en reposo, la variabilidad de la frecuencia cardíaca y las métricas del sueño, como parte de los sistemas de monitoreo. Además, se considera imperativo prestar mayor atención a la salud mental de los atletas y entrenadores.

Tendencias de futuro en el entrenamiento de resistencia aeróbica

En primer lugar, se espera un uso más extenso y confiable de la tecnología avanzada para el monitoreo basado en evidencia del entrenamiento, la recuperación y el rendimiento. Es importante combinar estas tecnologías y las ideas que proporcionan de manera holística, específica para cada deporte e integrada con las necesidades de desarrollo individual del atleta. Este enfoque probablemente permitirá una individualización más efectiva del entrenamiento. En este contexto, la inteligencia artificial y sus oportunidades asociadas están evolucionando rápidamente y pueden permitir la prescripción individualizada del entrenamiento, por ejemplo, cuando se combina con tecnologías innovadoras y no invasivas que evalúan los tipos de fibras musculares y otras características fisiológicas individuales importantes. Además, también se sugiere una comprensión más avanzada de las interacciones entre el atleta y el equipamiento, lo que lleva a una mayor tolerancia al entrenamiento específico del deporte y una mejora en el rendimiento, como una tendencia futura.

Un mayor énfasis en la prevención de problemas de salud permitirá que más atletas entrenen de manera continua durante períodos más largos, y esta es claramente un área con más posibilidades de mejora. También se crean oportunidades para una mayor atención a las atletas femeninas, especialmente dado la falta histórica de conocimiento y apoyo que probablemente ha limitado el desarrollo del rendimiento y la longevidad de carrera en esta población. Los programas diseñados para prevenir lesiones, enfermedades, deficiencia relativa de energía en el deporte y/o trastornos alimentarios y otros comportamientos no saludables deben ser personalizados, ajustados y ampliamente implementados. También se espera que se preste más atención a aspectos relacionados con la preservación de la salud mental en los próximos años. En general, un enfoque más integral para optimizar y mantener una buena salud del atleta debería permitir que más atletas alcancen su máximo potencial.

Finalmente, el desarrollo continuo y ajuste de los planes de estudio de las ciencias del deporte en universidades y federaciones en muchos países se traducirá en un mayor conocimiento científico entre entrenadores, atletas y profesionales, facilitando una mayor transferencia de conocimiento dentro y entre equipos multidisciplinarios.

Suscríbete ahora al Club EP&T, y llévate todas las formaciones por sólo 8€/mes, además de poder acceder a artículos especiales del blog