Recuperación de la función neuromuscular post-entrenamiento en fútbol

Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Deely y col, 2022; Front Physiol 13-jun; doi: 10.3389/fphys.2022.911009) cuyo objetivo fue conocer la etiología y el tiempo de recuperación de la función neuromuscular en respuesta a una semana de entrenamiento estándar de contenido mixto en jugadores de fútbol profesionales. Al mismo tiempo, se examinó el rendimiento físico, la función cognitiva y las medidas perceptivas del estado de ánimo y el estado de bienestar para identificar una variedad de pruebas simples que los profesionales podrían usar en el campo como medidas sustitutas de la función neuromuscular.

Métodos: Dieciséis jugadores de fútbol de academias profesionales completaron una variedad de pruebas de función neuromuscular, física, perceptiva, del estado de ánimo y cognitiva al inicio del estudio y después de un día de entrenamiento extenuante (cancha y gimnasio), con nuevas pruebas a las 24, 48 y 72 h, y más. Sesiones de campo y gimnasio a las 48 h post-base. Se midió la fuerza de contracción voluntaria máxima (MVC) y las respuestas de contracción a la estimulación eléctrica (nervio femoral) durante las contracciones isométricas de los extensores de rodilla y en reposo para evaluar el sistema nervioso central (activación voluntaria, VA) y la contracción muscular (fuerza de contracción potenciada, Qtw,pot).

Resultados: El entrenamiento extenuante provocó disminuciones en la fuerza MVC posterior a la sesión (-11 %, p = 0,001) que permanecieron sin resolver a las 72 h (-6 %, p=0,03). La activación voluntaria (estimulación nerviosa motora) se redujo inmediatamente después del entrenamiento (-4 %, p=0,03). No se observó ningún cambio en la función contráctil del músculo (Qtw,pot) después del entrenamiento, aunque se redujo a las 24 h (-13 %, p=0,01) y no se recuperó por completo 72 h después (-9 %, p=0,03) . Las percepciones de bienestar se vieron afectadas después del entrenamiento y se recuperaron a las 24 h (somnolencia, energía) y 48 h (fatiga, dolor muscular, disposición para entrenar). El rendimiento del salto con contramovimiento disminuyó a las 24 h, mientras que las disminuciones del RSI (índice de fuerza reactiva) persistieron a las 48 h. No hubo cambios evidentes en la contracción de los aductores, el estado de ánimo o la función cognitiva.

Conclusión: El entrenamiento de fútbol juvenil de élite provoca disminuciones sustanciales en la función neuromuscular, que aún están presentes 72 h después del ejercicio extenuante. Aunque los procesos centrales contribuyen a las alteraciones neuromusculares posteriores al ejercicio, la magnitud y la presencia prolongada de deficiencias en la función contráctil indican que es la restitución de la función muscular (mecanismos periféricos) lo que explica la recuperación del entrenamiento extenuante en jugadores juveniles de fútbol.

La fatiga muscular (periférica) es la predominante, pero no la única, en la mayoría de los jugadores de fútbol profesional. Esa fatiga se pone en evidencia después de los partidos de competición y excepcionalmente tras los entrenamientos, y su manejo es clave para prevenir lesiones musculares y en algún caso estados de sobreesfuerzo mantenido. No podemos valorar, lo que no medimos, así que se hace necesario el control fisiológico de la fatiga neuromuscular del jugador de fútbol, especialmente del jugador de elite. Desde esa valoración se podrá decidir individualmente que tipo de entrenamiento o sesión de recuperación es idóneo para cada jugador

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG