HIIT funcional vs HIIT tradicional

(post destacado 2018) Los protocolos de entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT) que utilizan el peso corporal como resistencia (HIIT funcional) pueden constituir una alternativa interesante y barata al HIIT tradicional basado en la utilización de ergómetros (HIIT-T) y al entrenamiento continuo de intensidad moderada (MICT). Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Schaun y col, 2018; J Strength Cond Res 7-mayo; doi: 10.1519/JSC.0000000000002594) cuyo objetivo fue comparar los efectos de 16 semanas de entrenamiento con HIIT funcional, HIIT-T y MICT sobre el VO2max, umbral ventilatorio 2 (VT2) y economía de carrera (RE). 55 sujetos sanos fueron asignados aleatoriamente a uno de los siguientes grupos: HIIT funcional, HIIT-T y MICT. El entrenamiento se realizó en 3 sesiones/semana durante 16 semanas. El grupo HIIT-T realizó 8 x 20 s al 130% de la VAM (Velocidad Aeróbica Máxima), con 10 s de recuperación pasiva, sobre un tapiz rodante. El grupo HIIT funcional utilizó el mismo protocolo, pero utilizando distintos ejercicios funcionales (burpees, mountain climbers, squat and thrusts with 3-kg dumbbells, and jumping jacks) en lugar del tapiz rodante. El grupo MICT realizó 30 min al 90-95% de la frecuencia cardiaca asociada al VT2. Los resultados mostraron una mejora de todos los grupos en los valores de VO2max, VAM, tiempo hasta el agotamiento en VT2, velocidad asociada a VT2 y tiempo en alcanzar el VT2. Los valores del tiempo hasta el agotamiento, velocidad en VT2 y tiempo en alcanzar VT2 fueron mayores después de aplicar HIIT-T vs HIIT funcional. Los autores sugieren que el HIIT funcional puede ser tan eficaz como el HIIT tradicional en la mejora de indicadores funcionales de salud, aunque el HIIT tradicional se vincule más a la mejora fisiológica asociada al rendimiento.

Hay un punto importante que es necesario tener en cuenta cuando se aplican diferentes modalidades de entrenamiento, y ese factor es el estado de entrenamiento inicial de los sujetos del estudio. Así, a menor estado de entrenamiento y/o capacidad funcional cualquier estímulo asociado a la contracción muscular mostrará efectos significativos en la mayor parte de las variables fisiológicas aeróbicas, de fuerza y glucolíticas. Ahora bien, conforme el estado de entrenamiento mejora, los estímulos han de ser más precisos para conseguir mejoras adicionales de adaptación. Por tanto, un HIIT funcional sin duda tendrá efectos positivos de adaptación cuando se aplica a poblaciones no entrenadas o poco entrenadas, pero no puede compararse a un HIIT aeróbico genuino en la obtención de resultados en la vertiente aeróbica cuando se aplica a deportistas.

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG