El ejercicio aeróbico con restricción de flujo causa hipoalgesia local y sistémica

El ejercicio se asocia con un efecto hipoalgésico en base a una liberación de opioides endógenos. Sus efectos en determinados cuadros fisiopatológicos están bien contrastados.

Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Hughes y col, 2021; J Appl Physiol 9-sep; doi: 10.1152/japplphysiol.00543.2021) cuyo objetivo fue examinar el efecto del ejercicio aeróbico con y sin restricción del flujo sanguíneo sobre la hipoalgesia inducida por el ejercicio y los sistemas opioides y endocannabinoides endógenos.

Metodología: En un diseño cruzado aleatorio, individuos sin dolor realizaron 20 minutos de ciclismo en cuatro ensayos experimentales: 1) Ejercicio aeróbico de baja intensidad (LI-AE) al 40% del VO2máx. 2) LI-AE con BFR de baja presión (BFR40); 3) LI-AE con BFR de alta presión (BFR80); y 4) Ejercicio aeróbico de alta intensidad (HI-AE) 70% V̇O2max. Los umbrales de dolor por presión (PPT) se evaluaron antes y 5 minutos después del ejercicio. Se evaluaron las concentraciones circulantes de beta-endorfina y 2-araquidonoilglicerol antes y 10 minutos después del ejercicio.

Los resultados mostraron que en las piernas en ejercicio, los PPT posteriores al ejercicio aumentaron después de BFR40 y BFR80 en comparación con LI-AE (23-32% frente a 1-2%, respectivamente). Los PPT posteriores al ejercicio fueron comparables a HI-AE (17-20%) con BFR40 y mayores con BFR80 (30-32%). Tanto BFR80 como HI-AE desencadenaron hipoalgesia sistémica comparable en áreas remotas del cuerpo (26-28% frente a 19-21%). La concentración de beta-endorfina circulante después del ejercicio aumentó después de BFR40 (11%) y HI-AE (14%, con el mayor cambio observado después de BFR80 (29%). La concentración de 2-araquidonoilglicerol circulante después del ejercicio aumentó después de BFR40 (22 %) y BFR80 (20%), con el mayor cambio observado después de HI-AE (57%).

Los autores concluyeron que la adición de BFR a LI-AE puede desencadenar hipoalgesia local y sistémica que no se observa después de LI-AE solo y activar los sistemas endógenos opioides y endocannabinoides de inhibición del dolor. En comparación con HI-AE, la hipoalgesia local y sistémica después de LI-AE con BFR de alta presión es mayor y comparable, respectivamente. LI-AE con BFR puede ayudar a controlar el dolor en personas con carga comprometida

Existe una fuerte evidencia que muestra no solo los beneficios del ejercicio sobre el dolor percibido en respuesta aguda al ejercicio, sino también como adaptación a largo plazo, lo que lleva a efectos sostenidos de hipoalgesia en adultos sanos que realizan ejercicio con regularidad. El ejercicio aeróbico de baja intensidad con restricción de flujo puede ser de interés como ayuda adicional para controlar el dolor local y/o sistémico en determinados cuadros clínicos.