Efectos del sueño y la fatiga sobre el rendimiento cardiovascular

El rendimiento físico podría verse afectado negativamente por la falta de sueño y la fatiga.

Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Castelli y col, 2022; Physiol Behav 12-sep; doi: 10.1016/j.physbeh.2022.113963) cuyo objetivo fue evaluar el papel de la calidad del sueño, la fatiga y la motivación en el rendimiento cardiovascular (VO2máx, Wmáx y FCmáx) en una muestra de sujetos jóvenes activos.

Noventa y seis estudiantes universitarios (hombres 54,2%; 21,5 ± 2,9 años) completaron una prueba de ejercicio incremental en una bicicleta ergométrica. El sueño, la fatiga y la motivación se evaluaron con el índice de calidad del sueño de Pittsburgh y dos escalas analógicas visuales, respectivamente. Se compararon las diferencias en el VO2máx, la Wmáx, la FCmáx, la fatiga autopercibida y la motivación entre los que dormían bien y mal y la duración del sueño >/<7,5 horas, mientras que el análisis de regresión definió los predictores del VO2máx, la Wmáx y la FCmáx.

Los resultados mostraron que en la muestra masculina, las diferencias entre los buenos y los malos dormidores fueron significativas solo para la fatiga autopercibida (p=0,04). La muestra femenina no mostró diferencias estadísticamente significativas entre las buenas y las malas dormidoras y las diferentes duraciones del sueño. En la muestra masculina, el análisis de regresión lineal mostró una correlación inversa significativa entre Wmax y la puntuación PSQI (-0,4, p=0,004). El modelo de regresión por pasos indicó que el sueño (β=-0,3, p=0,02) fue un predictor significativo del VO2pico en los hombres, lo que representa el 20 % de la varianza, mientras que el rendimiento físico parece estar más afectado por la fatiga (β=-0,4, p=0,03) en las mujeres.

En conclusión, la calidad del sueño inadecuada crónica parece ser uno de los factores que comprometen el rendimiento cardiovascular en los hombres.

Aunque todos hablamos de ello, en realidad no le prestamos la atención debida. Dormir adecuadamente es decisivo para la salud de las personas, y hemos de tratar de alcanzar de manera regular una buena calidad de sueño. En deportistas, el sueño redobla si cabe su importancia, ya que se implica decisivamente en la recuperación de las cargas de entrenamiento. La valoración del sueño de manera regular, descartando patologías asociadas (como la apnea del sueño), y adoptando patrones de higiene del sueño apropiadas posibilita poder alcanzar un adecuado rendimiento deportivo.

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG