Efectos del ejercicio sobre los niveles de irisina

La irisina es una hormona que produce el tejido muscular. Entre sus efectos se encuentra favorecer el metabolismo en la grasa parda, posibilitando como resultado un gasto energético elevado. La irisina se ha propuesto para ser un objetivo terapéutico esperanzador en la obesidad y la diabetes tipo 2. Las interacciones entre el entrenamiento físico y la irisina aún no están claras.

Recientemente se han publicado los resultados de un metaanálisis (Rahimini y col, 2022; EXCLI J 21:524; doi: 10.17179/excli2022-4703) cuyo objetivo fue investigar los efectos de diferentes intervenciones de ejercicio sobre la irisina circulante en adultos.

Se incluyeron y analizaron 24 estudios que evaluaron un total de 921 participantes.

Los resultados mostraron que el entrenamiento físico aumentó significativamente la circulación de irisina y disminuyó la insulina, glucosa y resistencia a la insulina. El análisis de subgrupos reveló que la irisina aumentó significativamente cuando se aplicaron entrenamiento de fuerza y entrenamiento combinado, y para los grupos de diabetes tipo 2 y prediabetes. Además, el análisis de subgrupos por tipo de intervención demostró que la insulina se redujo cuando se empleó entrenamiento aeróbico y entrenamiento combinado, pero la glucosa y el HOMA-IR se redujeron después de los tres tipos de entrenamiento físico.

Estos hallazgos demuestran que las intervenciones de ejercicio pueden producir aumentos de los niveles de irisina circulante.

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG