Dieta cetogénica y rendimiento en resistencia aeróbica

Se ha propuesto una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas (LCHF) para mejorar la utilización de grasa de los músculos y la capacidad aeróbica de los atletas de resistencia, mejorando así su rendimiento. Sin embargo, sigue siendo incierto cómo el cambio de la ingesta de macronutrientes de carbohidratos a grasas afecta el entrenamiento y el rendimiento de los ejercicios de resistencia aeróbica.

Recientemente se han publicado los resultados de un metaanálisis (Cao y col, 2021; Nutrients 23-ago; doi: 10.3390/nu13082896) cuyo objetivo fue analizar los efectos de una dieta cetogénica baja en carbohidratos y alta en grasas (K-LCHF) sobre la capacidad aeróbica y el rendimiento del ejercicio entre los atletas de resistencia.

Diez estudios cumplieron los criterios y se incluyeron en el metaanálisis.

Los resultados no mostraron un efecto significativo de las intervenciones de la dieta K-LCHF sobre el VO2max, el tiempo hasta el agotamiento, la FCmax o el RPE. Sin embargo, se observó un efecto global significativo en la respuesta de oxidación del sustrato en cociente de intercambio respiratorio.

Los autores concluyeron que el metaanálisis mostró que las dietas K-LCHF no afectaron la capacidad aeróbica y el rendimiento del ejercicio.

En mi opinión, entrenar con bajos niveles de glucógeno muscular muestra algunas ventajas fisiológicas que han de ser aprovechadas en algunos periodos de la preparación de deportistas de resistencia aeróbica. De ahí, a adoptar dietas bajas en carbohidratos y ricas en grasas como base de la alimentación de los deportistas hay un amplio camino que a mi particularmente me cuesta muchísimo trabajo transitar. Los atletas de un cierto nivel entrenan y compiten con aportes de carbohidratos en sus dietas que les permiten alcanzar los mayores rendimientos. Ahora bien, hay deportistas aficionados que entrenan y compiten con dietas cetogénicas; no estoy muy de acuerdo con la decisión fisiológica ligada al rendimiento, aunque desde un punto de vista de elección personal lo respeto, como no podía ser de otra manera. No me parece muy buena opción, pero tampoco es un atentado para la salud.