Altos niveles plasmáticos de coenzima Q10 se asocian con mejora de marcadores de estrés y daño muscular en futbolistas profesionales

El ubiquinol, la forma reducida de la coenzima Q10 (CoQ10) es un factor clave de la bioenergética y protección antioxidante. Durante la competición, los futbolistas profesionales tienen un considerable estrés físico que provoca un alto riesgo de lesión muscular. En atletas, la suplementación con varios antioxidantes, incluido el CoQ10, es recomendable para evitar estrés oxidativo y daño muscular. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Sánchez-Cuesta y col, 2020; Int J Vitam Nutr Res 8-jul; doi: 10.1024/0300-9831/a000659) cuyo objetivo fue valorar los niveles plasmáticos de CoQ10 en un equipo de futbol profesional durante 2 temporadas de competición con el fin de determinar su relación con estrés, daño muscular y rendimiento durante la competición. Los autores analizaron los datos en tres momentos de la temporada: pretemporada, inicio y en mitad de esta. Se determinaron metabolitos y factores relacionados con el estrés (testosterona/cortisol) y daño muscular (creatina quinasa). Los resultados mostraron que, en mitad de la competición, los niveles de CoQ10 fueron más elevados en la temporada 2015/16. Los niveles más altos de CoQ10 en la fase más dura de la competición se asociaron a una reducción del marcador de daño muscular (CK), con tendencia a menores niveles de cortisol. El nivel plasmático de ubiquinol también se asoció con una mejor función renal. Además, los niveles más altos de CoQ10 se asociaron con un mayor rendimiento muscular durante los partidos de competición. Los resultados sugieren que los altos niveles plasmáticos de CoQ10 pueden prevenir el daño muscular, mejorar la función renal y asociarse a un mejor rendimiento en jugadores de fútbol profesional durante la competición.

La suplementación con antioxidantes genera una discusión recurrente desde hace tiempo. Lo que nos dice la ciencia hoy es que no es necesario suplementar a los deportistas con antioxidantes. Incluso, la mayoría de los autores apoyan la idea de que los antioxidantes en exceso pueden dificultar las adaptaciones fisiológicas asociadas al ejercicio. La coenzima Q10 es un antioxidante que participan en la síntesis de ATP en la mitocondria, regula la glucemia, reduce la inflamación y aumenta la sensibilidad a la insulina. Seguramente tengamos que prestar más atención en la evaluación rutinaria del estatus de coenzima Q10 en relación con el rendimiento, recuperación e incidencia de lesiones.

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG