Tasa metabólica basal con diferentes entrenamientos en diabéticos tipo 2

Aunque siempre se esgrime como argumento de eficacia asociado al entrenamiento físico un aumento de la tasa metabólica basal (RMR), lo cierto es que los resultados muchas veces son ambiguos debido a las distintas modalidades de entrenamiento empleadas y el perfil de las personas a las que se aplica. Los estudios con pacientes diabéticos tipo 2 son escasos, aunque su importancia es potencialmente relevante en estos pacientes. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Karstoft y col, 2017; Front Endocrinol (Lausanne) 13-jun; 8:132) cuyo objetivo fue evaluar los efectos de un entrenamiento interválico vs continuo sobre RMR en pacientes diabéticos tipo 2.  En un primer estudio, los sujetos completaron 3 protocolos diferentes de entrenamiento de 2 semanas de duración, separados por periodos de “lavado”. Los entrenamientos empleados fueron: control, entrenamiento caminando contino (CWT), y entrenamiento interválico caminando (IWT). El entrenamiento incluyó 10 sesiones supervisadas, 60 min/sesión. El CWT se realizó a intensidad correspondiente al 73% VO2pico, mientras que el IWT se realizó alternando 3 min al 54% VO2pico con 3 min al 89% VO2pico. En un segundo estudio los sujetos realizaron un IWT con 3 sesiones a la semana, 30 min/sesión, durante 12 semanas. Los resultados mostraron que ninguna intervención modificó de manera significativa la RMR, cuando no se produjeron cambios en la composición corporal.

El aumento de la tasa metabólica basal es probablemente el factor clave para ayudar a perder grasa corporal a largo plazo. Esta elevada tasa metabólica, en términos fisiológicos, pasa por un aumento de la masa muscular del individuo, así que los entrenamientos vinculados a la fuerza parecen los más eficaces y por tanto recomendables para lograr ese objetivo. En mi opinión, los entrenamientos de fuerza son los preferibles cuando el objetivo del programa de entrenamiento es ayudar al descenso de la grasa corporal. Dicho esto, habría que precisar el protocolo de entrenamiento ideal para cada perfil de persona, en fin, a eso se llama individualización de entrenamiento, algo que tanto en rendimiento, como en clínica, no solo es fundamental, sino más bien obligatorio.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies