Dolor muscular tardío: HIIT vs entrenamiento continuo

(post destacado 2017) El dolor muscular tardío (“delayed-onset muscle soreness, DOMS”) es muy común en personas no entrenadas que realizan una sesión de ejercicio puntual, y también en deportistas entrenados cuando incrementan de forma importante el volumen y la intensidad del ejercicio, o los músculos implicados en el mismo. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Farias Junior y col, 2017; J Strength Cond Res 12-jun) cuyo objetivo fue comparar los efectos de una sesión de ejercicio aislada de bajo volumen y alta intensidad (HIIE) ó de ejercicio continuo (CE) sobre la magnitud del DOMS en sujetos sanos no entrenados. Participaron 15 sujetos de edad media de 25,1 años que completaron 2 sesiones de ejercicio en orden aleatorio: a) HIIE: 10×60 s al 90% de la velocidad máxima (MV) con 60 s de recuperación activa al 30% de MV; y b) 20 min al 60% MV. Antes y 24 h después de cada sesión de ejercicio se evaluaron: umbral de dolor a la presión (PPT), tolerancia de dolor a la presión (PPTol) e intensidad del dolor percibido (PPI), en los músculos recto femoral, bíceps femoral y gastrocnemio. Los resultados mostraron un descenso de PPT en recto femoral y PPTol en gastrocnemio y un aumento de PPI en recto femoral y bíceps femoral, 24 h después de la sesión de HIIE. Se observó un descenso de PPT en recto femoral, bíceps femoral y grastrocnemio, y PPTol en recto femoral, bíceps femoral y grastrocnemio), así como un aumento de PPI en todos los músculos, 24 h después de la sesión de CE. No se observaron diferencias significativas entre las sesiones de HIIE y CE en otros parámetros del DOMS. Los autores concluyen que una sesión aislada de HIIE y CE provocaron similares respuestas de DOMS 24 h después de finalizado el ejercicio en jóvenes sanos no entrenados.

El DOMS es muy habitual, especialmente en aquellas personas que se inician en el entrenamiento, y también en todos los entrenados cuando modifican los músculos implicados en el ejercicio desarrollado. En cualquier caso, las microrroturas de fibras musculares que se asocian al DOMS no parece tener consecuencias sobre la funcionalidad muscular futura, recuperando el músculo su fuerza de manera completa sin secuelas aparentes por tanto a largo plazo. Al menos eso es lo que sabemos hasta la fecha.

Tags

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.

Cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses.

Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies