BodyPump y entrenamiento de fuerza con y sin entrenador personal

El entrenamiento de fuerza se recomienda como primera opción en los programas de ejercicio dirigidos a personas con sobrepeso y pacientes obesos. La programación de actividades de la mayoría de los centros deportivos ofrece una gran variedad de actividades cuyos objetivos son la mejora de la fuerza y la composición corporal. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Rustaden y col, 2017; Obes Res Clin Pract 6-abr) cuyo objetivo fue comparar programas de ejercicio desarrollados durante 12 semanas (45-60 min, 3 sesiones/semana) que son ofertados por la mayoría de los centros de fitness de todo el mundo. Participaron mujeres no entrenadas con BMI≥25 y que fueron distribuidas en distintos grupos de entrenamiento: BodyPpump, entrenamiento individual de fuerza con entrenador personal, entrenamiento individual de fuerza sin entrenador personal y grupo control que no hizo ejercicio. Se valoraron la fuerza máxima 1RM de squat y press de banca, así como la composición corporal. Los resultados mostraron que el grupo de BodyPump no mejoró la fuerza muscular en comparación a los otros grupos. El 1RM squat mejoró significativamente en el grupo con entrenador personal un 17%, 20% y 30% más, que los grupos de fuerza no supervisada, BodyPump y control, respectivamente. En press de banca, el grupo con entrenador aumentó un 10% y 16% más en comparación con los grupos de BodyPump y control. No se observó diferencias en press de banca entre los grupos de fuerza individualizada. No hubo diferencias entre grupos en la composición corporal. Los autores sugieren que 12 semanas de BodyPump no mejoró la fuerza en mujeres con sobrepeso, pero la participación de un entrenador personal amplificó los efectos de un programa individualizado de entrenamiento sobre la fuerza máxima en squat. Ningún grupo modificó la composición corporal.

La primera consideración a resaltar respecto a los resultados de este estudio, es la dificultad de modificar la composición corporal en personas con sobrepeso importante y/o obesas con la intervención única de ejercicio. Nos guste o no, a lo que nos entusiasma el ejercicio, la dieta sigue siendo el factor más importante cuando el objetivo es disminuir la grasa corporal. Evidentemente, el ejercicio ha de estar presente ya que sus efectos son decisivos para la salud. La segunda consideración, es lo importante que resulta disponer de un profesional formado tutorizando y dirigiendo un programa de ejercicio. Los entrenadores son capaces de ensalzar todos los efectos del ejercicio previniendo además lesiones innecesarias por malas técnicas de ejecución.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies