Respuestas metabólicas a la vibración de cuerpo entero

10_Post_Facebook_EPT_Agosto

La vibración de cuerpo entero (WBV) ha mostrado su utilidad en muchas aplicaciones mostrando adaptaciones vinculadas al rendimiento y a la salud. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Kang y col, 2016; Eur J Appl Physiol 26-jul) cuyo objetivo fue valorar los efectos de la WBV de distinta frecuencia y amplitud sobre las respuestas metabólicas durante la sesión de WBV y posterior ejercicio aeróbico. Los voluntarios del estudio realizaron 6 protocolos experimentales, uno sin WBV (NV) y seis WBV en 30 Hz/baja amplitud (30 L), 30 Hz/alta amplitud (30 H), 40 Hz/baja amplitud (40L), 40 Hz/alta amplitud (40H), 50 Hz/baja amplitud (50L) y 50Hz/alta amplitud (50 H). Durante cada protocolo los sujetos realizaron 10 series de 10 sentadillas (squat) con su peso con 1 min de reposo entre series sobre una plataforma vibratoria con una carga que representaba una de las seis combinaciones de frecuencia y amplitud. Cada protocolo fue seguido de 20 min de ejercicio en cicloergómetro al 65% VO2max. Durante las sesiones en la plataforma y en el ejercicio posterior se midieron VO2, tasas de oxidación de hidratos de carbono (COX) y grasas (FOX). Los resultados mostraron que durante WBV, el VO2 fue mayor en 40H, 50L y 50H que en NV, y en 50H que en 30L, 30H y 40L. COX fue más alto en 40H, 50L y 50H que en NV, mientras que FOX no se modificó entre protocolos. Durante el ejercicio posterior, VO2 fue más elevado en 50L y 50H que en NV, y en 50H que en 30L. No hubo diferencias entre protocolos en COX ó FOX. Los autores sugieren que la WBV combinada con ejercicio de sentadilla puede aumentar el VO2 a 40 Hz de alta amplitud y 50 Hz tanto de baja como de alta amplitud. Esta potenciación metabólica permanece durante el ejercicio realizado posteriormente. WBV no parece afectar a la oxidación de grasas o hidratos de carbono.

Todos estamos de acuerdo en no considerar a las vibraciones de cuerpo entero como un placebo. Diferentes estudios han mostrado respuestas fisiológicas distintas que en algunos casos se han traducido en adaptaciones interesantes. La clave, cuando el entrenador se decide a utilizar la plataforma vibratoria, es seleccionar el protocolo más adecuado para alcanzar los objetivos marcados, y para ello ha de conocer bien los efectos de combinar frecuencias y amplitudes de aplicación.