fbpx

La influencia de un programa de 12 semanas de actividad física en los cambios en la composición corporal y el estatus de lípidos y carbohidratos en mujeres postmenopáusicas

The influence of a 12-week program of physical activity on changes in body composition and lipid and carbohydrate status in postmenopausal women (pdf original)

Pilch WB, Mucha DM, Palka TA y col

Prz Menopauzalny 14(4): 231-237, 2015

Durante años se han realizado estudios sobre qué tipo de actividad física es óptima para el mantenimiento de un estado de salud adecuado. Además del bien conocido y aceptado entrenamiento de resistencia de intensidad moderada, se ha destacado la importancia del ejercicio interválico que, a corto plazo, y con una repentina intensificación del trabajo, se realiza resistencia a baja intensidad. El objetivo del estudio fue evaluar los efectos de un programa de actividad física aplicada a 42 mujeres postmenopáusicas con atención a la mejora de su composición corporal y los índices bioquímicos de lípidos e hidratos de carbono. El programa de actividad física consistió en 12 semanas de entrenamiento mediante marcha nórdica (NW) y clases de baile-gimnasia (G-D). La intensidad del esfuerzo durante NW fue establecida en el 60% del FCmax, mientras que la intensidad de G-D se seleccionó basada en la evaluación subjetiva del esfuerzo mediante la escala del Colegio Americano de Medicina Deportiva. El programa de 12 semanas de actividad física resultó en un descenso estadísticamente significativo de los niveles de colesterol total y de baja densidad (LDL). Se observó un aumento en los niveles de colesterol de alta densidad (HDL), mientras que nos niveles de triglicéridos no sufrieron cambios. El nivel promedio de glucosa sanguínea en ayunas disminuyó significativamente. Se observaron cambios similares en los niveles de insulina. Los índices biométricos-estructurales del cuerpo analizados no cambiaron significativamente. La aplicación de un programa de actividad física de 12 semanas sin cambios en los hábitos alimentarios contribuyó a la mejora del perfil de lípidos y a un incremento de la sensibilidad a la insulina, pero no afectó significativamente a la composición corporal.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *