Estructura y función cardiaca en mujeres atletas

Las adaptaciones cardiacas asociadas a la realización de ejercicio regular han sido ampliamente estudiadas en hombres, pero los datos en mujeres deportistas son más escasos. La exposición crónica al ejercicio puede inducir el agrandamiento de la cámara cardíaca como un medio para aumentar el volumen sistólico, una condición conocida como “corazón de atleta”. Estos cambios no se han caracterizado claramente en las atletas femeninas.

Recientemente se han publicado los resultados de un metaanálisis (Bryde y col, 2021; Physiol Rep 9-dec; doi: 10.14814/phy2.15141) cuyo objetivo fue sintetizar la mejor evidencia disponible comparando la estructura y función biventricular cardíaca utilizando imágenes de resonancia magnética cardíaca (RMC) y ecocardiografía transtorácica (ETT) en atletas de élite y controles sanos (HC).

Se analizaron datos de evaluaciones dimensionales, volumétricas, de masa y funcionales del ventrículo izquierdo (VI) y del ventrículo derecho (VD) en atletas femeninas. La mayoría de los valores se indexaron al área de superficie corporal. La búsqueda final arrojó 22 estudios, incluidas 1000 atletas femeninas de disciplinas atléticas mixtas, de resistencia aeróbica y de fuerza.

Los resultados mostraron que el volumen telediastólico del VI derivado de la RMC (LVEDV) y el volumen telediastólico del VD (RVEDV) fueron mayores en los atletas de resistencia aeróbica (EA) que en los HC (17.0% y 18.5%, respectivamente; ambos p <0.001). De manera similar, LVEDV y RVEDV derivados de ETT fueron mayores en EA que en HC (16,8% y 28,0%, respectivamente; ambos p <0,001). Tanto la FEVI como la FEVD fueron menores en EA que en HC, con la diferencia más pronunciada observada en la FEVR mediante ETT (9%) (p <0,001). El volumen sistólico del VI fue mayor en EA que en HC a través de CMR (18,5%) y ETT (13,2%) (ambos p <0,05). Pocos estudios informaron datos para la población de atletas mixtos (MA) e incluso menos estudios informaron datos para atletas de fuerza (SA), por lo tanto, se realizó un análisis limitado en MA y no se realizó ningún análisis en SA.

Los autores concluyeron que el VD puede ser más susceptible al agrandamiento ventricular. Los cambios generales en la estructura y función del VI y el VD en las mujeres EA reflejaron los cambios observados en los varones.

Las adaptaciones cardiacas al esfuerzo están muy bien estudiadas desde hace algunas pocas décadas. Las modificaciones cardiacas derivadas del entrenamiento están vinculadas a albergar más volumen de sangre en los ventrículos en fase diastólica y tener más fuerza de contracción en fase sistólica. Los resultados de este y otros estudios no muestran adaptaciones diferenciales entre hombres y mujeres atletas.

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG