Entrenamiento de fuerza en pacientes hipertensos

Recientemente se han publicado los resultados de un metaanálisis (Igarashi Y, 2022; J Strength Cond Res 20-abr; doi: 10.1519/JSC.0000000000004236) cuyo objetivo fue evaluar los cambios en la presión arterial en reposo (PIR) con las diferencias en los programas regulares de entrenamiento de fuerza (EF).

Los criterios de inclusión fueron ensayos controlados aleatorios que incluyeron adultos hipertensos e intervenciones que incluyeron solo RT de las extremidades superiores e inferiores durante ≥7 semanas. Se analizaron diecisiete estudios (646 sujetos).

El entrenamiento de fuerza disminuyó las presiones arteriales sistólica y diastólica. El análisis de metarregresión reveló que un aumento en % 1RM se asoció significativamente con una disminución en la presión arterial sistólica.

Los autores sugieren que, para reducir la presión arterial sistólica en personas hipertensas, el entrenamiento de fuerza con cargas moderadas o altas puede ser más beneficioso que el entrenamiento con cargas ligeras.

El entrenamiento de fuerza está plenamente indicado en pacientes hipertensos mientras: 1) no existan contraindicaciones; 2) se controle la respuesta de la presión arterial a las cargas durante el entrenamiento. Una vez que el entrenamiento de fuerza está indicado y controlado, es eficaz para contribuir al descenso de la presión arterial en reposo en pacientes hipertensos. No hay programas estándar, todo debe individualizarse. Metaanálisis recientes sugieren que trabajar con cargas moderadas/altas puede ser más beneficioso para disminuir la presión arterial sistólica, pero este aspecto no debemos asumirlo como norma, ya que cada paciente será diferente

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€, ADEMÁS DE PODER ACCEDER A ARTÍCULOS ESPECIALES DEL BLOG