El aporte de 40 g de proteínas post-ejercicio en entrenamiento de fuerza aumenta las adaptaciones musculares en sujetos de edad avanzada

En personas de edad avanzada, el bajo consumo de proteínas exacerba los efectos de la sarcopenia y resistencia anabólica. La suplementación con proteínas para favorecer la síntesis de proteínas musculares podría ser una intervención eficaz. Los autores de este estudio determinaron los efectos de la ingesta de una baja y elevada dosis de proteínas ingeridas inmediatamente después de finalizar un entrenamiento de fuerza en hombres de edad avanzada. Participaron 18 sujetos (70.5±5.1 años), que continuaron con su dieta habitual durante el periodo de intervención, siendo divididos en 2 grupos, en los que se administró 20 ó 40 g de proteína post-ejercicio. Los sujetos completaron un programa de entrenamiento de fuerza de 10 semanas (3 sesiones/semana) con la suplementación referida. Los resultados mostraron un aumento de la fuerza de press de banca, press de hombro y extensión de pierna con una suplementación de 40 g de proteínas, resultando una mejora del 19,1, 21,1 y 16,1%, respectivamente, en relación al aporte de 20 g de proteínas. Los autores concluyeron que la ingesta de 40 g de proteínas después del entrenamiento de fuerza se asocia a mayor respuesta al entrenamiento y puede constituir una estrategia nutricional cuando se prescribe entrenamiento de fuerza en personas de edad avanzada.

Atherton y col, 2020. Post-exercise Provision of 40 G of Protein During Whole Body Resistance Training Further Augments Strength Adaptations in Elderly Males. Res Sports Med 1-jun; doi: 10.1080/15438627.2020.1770251