Efectos de la combinación de entrenamiento de fuerza más intervención nutricional sobre la masa muscular y la fuerza en adultos de edad avanzada

Las intervenciones que promueven la salud son importantes para prevenir la fragilidad y la sarcopenia en los adultos mayores. Sin embargo, hay evidencia limitada de que las intervenciones nutricionales produzcan efectos adicionales cuando se combinan con el entrenamiento de fuerza.

Recientemente se han publicado los resultados de un metaanálisis (Choi y col, 2021; BMC Geriatr 12-nov; doi: 10.1186/s12877-021-02491-5) cuyo objetivo fue comparar la efectividad de las intervenciones nutricionales con el entrenamiento de fuerza y la del entrenamiento de fuerza aislado. Se incluyeron un total de 22 estudios en el metanálisis.

Los resultados no mostraron diferencias significativas entre los grupos en cuanto a masa muscular, fuerza muscular o rendimiento físico funcional. En el análisis de subgrupos con respecto a los tipos de intervenciones nutricionales, la creatina mostró efectos significativos sobre la masa corporal magra. Con respecto a los otros análisis de subgrupos, no hubo diferencias significativas en la masa del músculo esquelético de miembros, la fuerza de agarre de la mano, la fuerza de extensión de la rodilla, ó los test de capacidad funcional. En la meta regresión, la edad y la duración de las intervenciones, no se asociaron con las variables de resultado.

Los autores concluyeron que las intervenciones nutricionales con entrenamiento de fuerza no tienen ningún efecto adicional sobre la composición corporal, la fuerza muscular o la función física en personas de edad avanzada. Solo la creatina mostró efectos sinérgicos con el entrenamiento de fuerza sobre la masa muscular.

La nutrición y la hidratación son aspectos fundamentales en personas de edad avanzada. Una inadecuada pauta nutricional o una escasa hidratación se relacionan con un deterioro de la salud de las personas de edad avanzada y por tanto son temas prioritarios para abordar correctamente. Simultáneamente, están más que probados los efectos del ejercicio sobre la salud y la capacidad funcional en edad avanzada, especialmente cuando se aplica entrenamiento de fuerza. Por tanto, el entrenamiento siempre ha de aplicarse sobre la base de una buena nutrición. Por otra parte, las ayudas ergogénicas, especialmente la creatina, son poco utilizadas en edad avanzada, pero merece la pena valorar su indicación en cada caso, siempre en el contexto de seguridad clínica que hay que examinar.

SUSCRÍBETE AHORA AL CLUB EPT, Y LLÉVATE TODAS LAS FORMACIONES POR SÓLO 49€