Un breve HIIT antes de una sesión de entrenamiento continuo de moderada intensidad potencia la oxidación de las grasas

(post destacado 2020) El ejercicio continuo de intensidad moderada (MICE) aumenta la oxidación de las grasas. El ejercicio intermitente de alta intensidad (HIIE) también se ha asociado a un aumento en la oxidación de las grasas, pero es demasiado exigente para muchas personas. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Borowik y col, 2020; J Sports Sci 16: 1-7; doi: 10.1080/02640414.2020.1740478) cuya hipótesis de trabajo fue que un HIIE breve realizado antes de la sesión de MICE podría maximizar la oxidación de las grasas durante el ejercicio y en recuperación. Participaron 18 sujetos sanos que realizaron 2 sesiones de ejercicio isocalóricos en orden aleatorio. MICE consistió en 45 min en cicloergómetro al 50% potencia aeróbica máxima (PAM). COMB comenzó con 5 intervalos de 1 min de HIIE a intensidad PAM, con 1 min de recuperación, seguido de 35 min MICE. Se realizó análisis de intercambio gaseoso para estimar el %oxidación de grasas durante el ejercicio y en recuperación. Los resultados mostraron que el % oxidación de las grasas se incrementó durante la recuperación después de COMB (36.0 ± 19.4 vs 23.0 ± 20.3%; ES: 0.66; p < 0.0001). Los autores sugieren que realizar un breve HIIT antes de seguir con un ejercicio continuo de intensidad moderada potencia la oxidación de las grasas en la recuperación.

Los resultados de este estudio son de interés ya que posibilita una combinación de ejercicio de alta intensidad de muy breve duración y por lo tanto al alcance de muchas personas, junto con un tiempo no demasiado prolongado de entrenamiento continuo de moderada intensidad que a su vez seguramente potencie la adherencia. Seguramente, si esos breves periodos de ejercicio de alta intensidad se incorporan intercalados en la sesión de entrenamiento continuo (fartlek) los resultados podrían ser similares.