fbpx

Linfedema asociado a cáncer de mama y ejercicio de fuerza: una revisión sistemática

Breast cancer-related lymphedema and resistance exercise: a systematic review

Nelson NL

J Strength and Cond Res (epub ahead of print), 11-feb 2016

El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común entre las mujeres y se trata de la segunda causa de muerte por cáncer. El linfedema asociado al cáncer de mama (BCRL) se caracteriza por la acumulación de líquido intersticial en el brazo, hombro, cuello y torso y es atribuido al daño en los ganglios linfáticos durante los tratamientos del cáncer de mama a través de la radiación y la disección de los ganglios axilares. Aunque no hay cura para el BCRL, la terapia descongestiva se considera el “gold standard” de los tratamientos y normalmente es realizada por fisioterapeutas entrenados. Evidencia reciente indica que el entrenamiento de fuerza (RET) puede ser una estrategia efectiva para el tratamiento del BCRL, no sólo para mejorar la capacidad funcional sino también porque mejora el flujo linfático a través del efecto de bomba que ejercen las contracciones musculares. Además, el mantenimiento o aumento de la fuerza muscular y la mejora de la composición corporal pueden revertir alguno de los efectos nocivos de los tratamientos para el cáncer. Los objetivos de esta revisión fueron, por una parte resumir los resultados de los ensayos clínicos recientes que han investigado los efectos del entrenamiento de fuerza en aquellos pacientes con, o con riesgo de, BCRL, y por otra parte determinar si los supervivientes de cáncer de mama pueden llevar a cabo entrenamiento de fuerza con intensidad suficiente para conseguir ganancias de fuerza sin generar un BCRL o reincidir sobre uno pasado. Se llevó a cabo una búsqueda en las bases de datos PubMed, MEDLINE, SPORT Discus y Science Direct, hasta julio 10, 2015, utilizando las siguientes palabras claves: breast cáncer-related lymphedema, strength training, resistance traininig, systematic review and breast cáncer. Además se realizaron búsquedas manuales para estudios relevantes adicionales. Un total de 6 ensayos controlados aleatorizados, con 805 supervivientes de cáncer cumplieron los criterios de inclusión y respondían a los objetivos de esta revisión. La calidad metodológica de estos ensayos clínicos fue buena, con una puntuación media de 6,8 sobre 10 en la escala PEDro. Los resultados de esta revisión indican que los supervivientes de cáncer pueden llevar a cabo un entrenamiento de fuerza a una intensidad suficientemente alta como para conseguir ganancias de fuerza sin provocar ningún cambio en el estado del linfedema. En conclusión, existe fuerte evidencia que indica que el entrenamiento de fuerza produce ganancias significativas en la fuerza muscular sin provocar BCRL.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *