El ejercicio incrementa los niveles de adiponectina y reduce la leptina en individuos prediabéticos y diabéticos: Revisión sistemática y metanálisis de estudios controlados aleatorizados

Exercise increases adiponectin and reduces leptin levels in prediabetic and diabetic individuals: Systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials (pdf original)
Becic T, Studenik C y Hoffmann G
Med Sci (Basel). 2018 Oct 30;6(4). pii: E97. doi: 10.3390/medsci6040097
(Autor del resumen: Henry León)

Introducción
En la actualidad la diabetes mellitus representa un serio problema de salud pública con alrededor de 150 millones de pacientes a nivel mundial, una cifra que podría duplicarse en los próximos 25 años y con ellos sus complicaciones. El sobrepeso, la obesidad y la inactividad física constituyen el mayor factor de riesgo para el desarrollo de diabetes.

Previo al desarrollo de la diabetes como enfermedad existe un estado conocido con el nombre de prediabetes donde intervenciones como la actividad física y el consumo de medicamentos como la metformina reducen significativamente el riesgo de desarrollar diabetes mellitus, se estima que el ejercicio físico regular puede reducir la incidencia de diabetes hasta un 50%, con una importante reducción de los valores de glucosa plasmática y hemoglobina glicosilada (HbA1C).

Dentro del ejercicio físico se ha encontrado que el ejercicio aeróbico (resistencia), previene el desarrollo de complicaciones como la neuropatía diabética, al tiempo que mejora la función autonómica nerviosa, de otro lado, el entrenamiento de fuerza contribuye a modificar la composición corporal lo que lleva a una mejora en la sensibilidad de la insulina, siendo al parecer el ejercicio combinado la mejor intervención.

En la actualidad el tejido adiposo ha dejado de ser considerado un sistema de almacenamiento de grasa para estudiarse como un sistema endocrino productor de citocinas conocidas como adipocinas cuya concentración plasmática puede ser modificada a través del ejercicio físico. Dentro de las citocinas, la leptina ha sido considerada responsable de la regulación de algunas vías metabólicas y el balance energético al inducir una disminución en la ingesta calórica, sin embargo, no es infrecuente encontrar un estado de resistencia a la leptina en pacientes diabéticos y una subsecuente hiperleptinemia. De otro lado, la adiponectina es una adipocina considerada anti-inflamatoria y cardioprotectora, esto último al reducir la adherencia de monocitos a las células endoteliales y mantener la estabilidad de las placas ateromatosas.

Dada la relación entre leptina, adiponectina en pacientes diabéticos y la posible relación de sus concentraciones en respuesta al ejercicio físico, el objetivo de esta revisión es analizar el efecto de diversas modalidades de ejercicio físico, sobre la concentración de leptina y adiponectina en pacientes prediabéticos y diabéticos.

Metodología
Utilizando diversas bases de datos se ubicaron artículos aleatorizados controlados desarrollados en adultos con prediabetes o diabetes mellitus tipo 2, donde la intervención hubiera sido ejercicio físico controlado (fuerza, resistencia o concurrente), al menos por 4 semanas y donde se evaluara el comportamiento plasmático de leptina y adiponectina.

Se usaron herramientas para el control de sesgos y con los artículos seleccionados se creó una base de datos. Los reportes de variaciones de leptina y adiponectina se expresaron en desviaciones estándar a partir de la cual se calculó la diferencia post-intervención y el tamaño del efecto. Se evaluó además la heterogeneidad de los estudios y la sensibilidad de los mismos.

Resultados
22 estudios con 2996 individuos diabéticos o prediabéticos se incluyeron en el análisis, los estudios involucraron hombres y mujeres, 19 estudios reportaron los resultados de adiponectina y 14 de leptina. Los estudios usaron como intervención ejercicio físico realizado entre 2 a 6 veces la semana. La edad de los participantes estuvo entre 36 a 66 años y todos tuvieron un índice de masa corporal superior a 25Kg/m2; el tiempo de intervención se ubicó entre 6 hasta 104 semanas.

El metanálisis evidenció que el ejercicio físico incrementa significativamente la concentración de adiponectina en pacientes prediabéticos y diabéticos, con una diferencia de medias (MD) de 0,42 μg/mL 95% CI 0,23 a 0,60, p < 0,00001, de la misma forma, se encontró una reducción en la concentración de leptina MD de -1,89 ng/mL 95% CI -2,64 a -1,14, p < 0,00001.

Se encontró además que el ejercicio de tipo aeróbico incrementa significativamente los niveles de adiponectina MD de 0,83 μg/mL 95% CI 0,23 a 1,42, p = 0,007, sin un resultado significativo en ejercicios de fuerza o concurrentes. Mientras que la leptina disminuyó en ejercicio aeróbico MD de -2,55 ng/mL 95% CI -3,99 a -1,12, p = 0,0005 y en ejercicio supervisado MD de -2,42 ng/mL 95% CI -2,86 a -1,98, p < 0,00001.

Dada la heterogeneidad de los artículos, un análisis por subgrupos permitió determinar, que: los estudios cuya duración fue superior a 12 semanas presentaron un incremento mucho mayor (hasta 5 veces) de los niveles de adiponectina, mientras que las intervenciones que no incluyeron co-intervención dietaria incrementaron los niveles de adiponectina al doble, finalmente, los estudios que tuvieron tres o menos sesiones semanales incrementaron más la adiponectina que aquellos de mayor número de sesiones semanales.

Para la leptina también la reducción plasmática de este fue más evidente en programas de ejercicio superiores a 12 semanas, la co-intervención dietaria incrementó la reducción de leptina 3 veces, de la misma forma, entrenar 3 o menos veces a la semana redujo más la leptina que una frecuencia semanal mayor.

Discusión
El presente metanálisis demostró que el ejercicio físico aeróbico incrementa la adiponectina y reduce la leptina en sujetos prediabéticos y diabéticos.

La diabetes en compañía de condiciones subyacentes como la obesidad están en aumento a nivel mundial, y aunque existen diversas opciones farmacológicas para su manejo, modificaciones en el estilo de vida son fundamentales para el manejo de estos pacientes. El ejercicio físico ha demostrado múltiples beneficios en pacientes diabéticos, tanto a corto como a largo plazo, dentro de estos, mejora de los niveles plasmáticos de glucosa, reducción de la HbA1c, cambios en la composición corporal, mejora de la capacidad aeróbica y una reducción tanto de la morbilidad como de la mortalidad.

Una reducción de la adiponectina plasmática está relacionada con alteraciones en la regulación de la glucosa, mayor inflamación y mayor tendencia al desarrollo de ateroesclerosis, entre otras, mientras que concentraciones más altas de adiponectina en plasma reduce el riesgo de desarrollar diabetes. Estudios previos han demostrado que el aumento de la adiponectina en pacientes diabéticos genera efectos benéficos ya que esta se comporta como insulino mimético y sensibiliza las células a la insulina.

La leptina, responsable de regular la masa grasa y del mantenimiento de la cantidad de tejido adiposo, se encuentra elevada en pacientes diabéticos tipo 2, lo cual se acompaña de una pérdida de su funcionalidad condición denominada “resistencia a la leptina”. Esta resistencia al parecer es responsable de alteraciones en el metabolismo de la glucosa, pero además predispone a alteraciones cardiovasculares, inflamación y mayor estrés oxidativo. El ejercicio se ha asociado a una significativa reducción de leptina, siendo un efecto mayor en pacientes prediabéticos que diabéticos.

De manera interesante el metanálisis demostró que el ejercicio aeróbico y no otra modalidad de ejercicio se asocia a incrementos significativos de adiponectina y reducción de leptina, un hallazgo similar al visto en otros metanálisis, al parecer esto es explicad por balance energético negativo y la reducción del tejido adiposo secundario a esta modalidad de ejercicio.

A pesar de los resultados es importante tener en cuenta las limitaciones del estudio, especialmente por los sesgos secundarios a edad, índice de masa corporal y condiciones clínicas, de la misma manera existen diferencias difícilmente evaluables en relación al ejercicio físico como la duración, intensidad y tipo de ejercicio.

La evidencia reciente ha demostrado que hormonas como la leptina y la adiponectina cumplen múltiples funciones en el cuerpo y podrían ser responsables en parte de muchas de las complicaciones de los pacientes crónicamente enfermos. Los resultados del metanálisis debes ser visto con precaución, sin embargo, los hallazgos son interesantes y deben ser tenidos en cuenta para propender por el ejercicio físico como pilar fundamental en la prevención y manejo de pacientes diabéticos y prediabéticos, teniendo en cuenta que aunque el resultado sugiere el ejercicio aeróbico, no debe dejarse de lado nunca el entrenamiento de la fuerza en razón de muchos otros beneficios observados.