Deprivación de sueño: daño cardiaco y muscular

(post destacado 2016) El sueño cumple una función imprescindible para aquellos deportistas que de alguna manera buscan rendimiento. Por otra parte, existen diversas circunstancias que llevan a la realización de ejercicio con deprivaciones agudas o incluso crónicas de sueño cuyas consecuencias no están completamente aclaradas. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Arbi Mejri y col, 2016; J Sports Med Phys Fitness 11-feb) cuyo objetivo fue evaluar los efectos de dos tipos de deprivación parcial de sueño (PSD) sobre biomarcadores de lesión musculares y cardiacos en respuesta a un ejercicio intermitente en atletas profesionales. Los atletas voluntarios del estudio realizaron un test intermitente Yo-Yo en tres condiciones después de 36 h de recuperación entre sesiones: 1) después de una noche de sueño habitual; 2) después de una deprivación de sueño al inicio de la noche; y 3) después de una deprivación de sueño al final de la noche. Se valoraron frecuencia cardiaca y saturación arterial de oxígeno durante el ejercicio. Muestras de sangre fueron obtenidas antes y 3 min después del test Yo-Yo para medir los biomarcadores de daño cardiaco y muscular. Los resultados no mostraron efectos significativos de la deprivación de sueño sobre la frecuencia cardiaca o SaO2, en reposo o durante el ejercicio. Sin embargo, la deprivación de sueño al final del mismo se asoció con una alteración de los niveles de reposo de proteína C reactiva y de los niveles de mioglobina. Además, ambas modalidades de deprivación de sueño se asociaron con aumentos de los niveles de CPK y mioglobina durante el ejercicio.

Muchas lesiones asociadas al ejercicio están relacionadas con falta de sueño, o de tiempo o de calidad. Los deportistas profesionales lo saben bien y este tema ocupa un lugar estratégico muy importante en su preparación. En contraste, los deportistas aficionados, con potenciales cargas familiares y laborales en coexistencia con altos niveles de entrenamiento, se enfrentan en ocasiones a un riesgo importante de lesión ó sobreentrenamiento. En cualquier caso, es difícil convencer a un deportista aficionado que al día siguiente a dormir 4 horas renuncie a su sesión de entrenamiento.

2 comentarios

  • Manuel Nogueras Miranda /

    Hola. Hay ocasiones en las que, por obligaciones, te toca pasar una época en la que las horas de sueño no son las adecuadas, junto a situaciones de estrés determinadas (como lleva siendo mi caso desde hace un mes, y me queda otro igual). Y, efectivamente, noto la que la musculatura está al límite, haciendo la mitad de lo que he hecho siempre, noto que en cualquier momento me puedo romper. ¿Alguna recomendación a nivel de suplemento o alimentación? El consejo de dormir más no me valdría en este caso, ¡me faltan horas! La primera decisión que he tomado es la de hacer un entrenamiento solo a modo de mantenimiento. Me ha venido este post al dedillo.

    Muchas gracias

    • JL Chicharro /

      Creo que la única recomendación es la adecuar tu entrenamiento a las horas de descanso, que es precisamente lo que estás haciendo. Suerte

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR