• Jonathan

    Miembro
    17/12/2019 a 18:50

    Hola Tomás, es muy interesante lo que dices. Al final todo se puede hacer y es válido si entendemos para qué y según todo lo demás que se programe. Y diría que “y vicerversa”, por el hecho de que puede estar bien programado de manera aislado pero supongo demasiado en el global.

    La progresión y en general cumplir todos los principios de entrenamiento es clave.

    Descononcía ese término aplicado así, pero haciendo un parelelismo con el trabajo de fuerza, sería como una “pre-fatiga” (en el primer caso), y una “post-fatiga” en el segundo. Al final lo de “resistencia a la fatiga” creo que, por definición, lo hacemos todo el rato en deportes de resistencia. Digo porque los propios 3×3000 lo son… sino haríamos 1 x 9km, no?
    Creo que son muy interesantes ambos métodos, y me basaría en el nivel de experiencia del atleta para ir muy gradual y ver el contexto semanal en el que meter eso, por el riesgo de lesión. Algo similar, que trabajé bastantes años caundo entrenaba a gente de esos niveles, eran los lastres en las “series”, hasta que son capaces de hacer repeticiones largas sin pérdida de amplitud de paso. Pero igual es un “tema”, porque hay que hacerlo en terreno blando (césped artificial), en gente con buena base de fuerza, buena técnica…

    Respecto a si se comprometen las adaptaciones previas, no lo creo siempre que no sea una fatiga tremenda. Esto depende pues de la carga total de la sesión. Quizá debas reducirle un poco a la parte de desarrollo más intensa, considerando el extra que te da un valor de carga total de sesión “suficiente” para no hacerla “máxima” en términos de tolerancia del entrenamiento.

    Las estrategias nutricionales también son muy interesantes en ambos tipos de propuesta que indicas, porque puedes jugar con el aporte retrasado o la ausencia de aporte de carbohidratos en esos modelos de sesión, precisamente para la adaptación de grasas.

    En el trabajo general, creo que todo tipo de trabajo es bueno (de tipo cíclico), así como en la transición entre temporadas. En mi opinión, lo que más lento hace es la falta de fuerza, técnica y descanso. Al final el ejemplo que pones es de maratoniano, no de un corredor de 400-800, por tanto lo veo bien (igual que podría hacer bici también)

    Gracias por compartir tus inquietudes