Proteínas, restricción calórica y entrenamiento de fuerza

(post descatado 2017) La pérdida rápida de peso debido mediante restricción calórica se asocia a descensos combinados de masa muscular y grasa (FM). Para muchas personas el objetivo es perder FM preservando la masa libre de grasa (LBM) y el rendimiento muscular. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Dudgeon y col, 2017; J Strength Cond Res 31: 1353-1361) cuyo objetivo fue investigar los efectos de un programa de entrenamiento de fuerza bajo una dieta hipocalórica más suplementación con proteínas. Participaron sujetos entrenados que completaron un programa de entrenamiento de fuerza, 4 sesiones/semana durante 8 semanas, junto con la ingesta de un suplemento de proteína de suero (WHEY) o carbohidratos (CON), antes, durante y después de la sesión de entrenamiento. Los resultados no mostraron diferencias en los cambios en la composición corporal entre grupos, aunque ambos grupos perdieron masa corporal de manera significativa. Sin embargo, mientras que el grupo WHEY mantuvo LBM, el grupo CON disminuyó sus valores, aunque el cambio en FM entre grupos no fue diferente. En ambos grupos se constató un aumento de la fuerza de piernas, pero solo el grupo WHEY incrementó la fuerza de los brazos. Por otra parte, ambos grupos aumentaron las repeticiones hasta la fatiga con piernas con un mayor aumento en el grupo CON. El grupo CON también aumentó el número de repeticiones con los brazos, mientras que el grupo WHEY no lo hizo. En ambos grupos se mantuvo el rendimiento muscular, con una mayor fuerza en el grupo WHEY y mayor resistencia en el grupo CON. Los datos sugieren que la suplementación con proteínas de suero durante un periodo de restricción calórica, preserva la masa muscular permitiendo el descenso de masa grasa.

La combinación de entrenamiento de fuerza, restricción calórica y suplementación con proteínas se muestra como una propuesta muy eficaz y recomendable para personas que desean perder masa grasa sin disminuir la capacidad funcional muscular. Aunque globalmente la dieta es más potente que el ejercicio para perder grasa corporal, es más saludable y por tanto recomendable añadir ejercicio a esos planes, especialmente entrenamiento de fuerza que afecte a grandes grupos musculares.

Tags

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.

Cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses.

Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies