“Elevation training Masks®” durante HIIT

El entrenamiento de resistencia aeróbica en altitud ha mostrado favorecer el aumento del consumo máximo de oxígeno (VO2max). Efectos similares han sido descritos por medio del entrenamiento con altitud simulada, opción que ha sido explorada por medio de diferentes sistemas aplicados al entrenamiento. La elevation training masks (máscara de entrenamiento en altitud) se oferta como un medio para estimular las adaptaciones cardiorrespiratorias de manera similar el entrenamiento en altitud, sin embargo, no hay apenas investigaciones que avalen esos efectos. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Biggs y col, 2017; Int J Exerc Sci 10: 127-136) cuyo objetivo fue investigar los posibles efectos de la utilización de la máscara sobre la capacidad cardiorrespiratoria y la función pulmonar mediante la realización de entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT) corriendo. Los sujetos participantes fueron distribuidos en un grupo control, grupo que no utilizó la máscara y grupo experimental que entrenó con la máscara. Participaron en un programa de 6 semanas realizando 4 sesiones por semana. Cada sesión incluyó un calentamiento, seguido de la realización de intervalos al 80% de la frecuencia cardiaca de reserva (HRR) durante 90 s, seguido de 3 min de recuperación al 50-60% HRR. Se realizaron 6 intervalos por sesión. Los resultados mostraron mejoras en los valores predichos de VO2max en los grupos que entrenaron HIIT, pero no hubo diferencias entre grupos. La capacidad vital inspiratoria forzada y la capacidad vital forzada no mostraron diferencias entre grupos. Los autores concluyeron que el HIIT es un método eficaz en la mejora del VO2max pero que la máscara de entrenamiento en altitud no se asoció a mejoras adicionales en ninguna variable estudiada.

A diferencia de otros métodos complementarios de entrenamiento con suficiente evidencia científica (ej. entrenamiento específico de los músculos respiratorios) la “elevation training mask” ha sido aceptada rápidamente por la comunidad deportista como una propuesta eficaz en la mejora del rendimiento. Explicar estos comportamientos sociales no compete a este autor, pero el marketing deportivo se comporta igual que en otros campos. Fisiológicamente podemos afirmar que la máscara de entrenamiento en altitud no es un placebo, lo que significa que debe asociarse a adaptaciones determinadas con su utilización. Otra cosa es que simule entrenamiento en altitud de manera tan precisa como marca la publicidad o que entrene los músculos respiratorios con la misma eficacia que un incentivador respiratorio habitual. A día de hoy ningún estudio ha refrendado los efectos que comercialmente muestra el sistema, lo que no significa que carezca de efectos adicionales si se utiliza adecuadamente. Mientras se evidencian esos efectos muchos deportistas disfrutan proyectando socialmente una imagen “pro” al utilizar supuestos sistemas sofisticados de entrenamiento.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies